Enviar
Miguel Angel Rodríguez, ex presidente de la República e imputado en el juicio ICE-Alcatel, da su versión de los hechos
“Dinero fue para financiar campaña de OEA”
El ex mandatario cuestiona la ausencia de José Antonio Lobo entre los imputados, pues considera que es el autor de los hechos, de acuerdo con la acusación
Juicio se reanuda hoy, luego de tres días de suspensión

A pocos días de haberse iniciado el juicio por el caso ICE-Alcatel, Miguel Angel Rodríguez, ex presidente de la República, dice que las acusaciones en su contra no tienen sustento legal y que se “desinflarán” ante los jueces.
“Soy inocente”, reiteró Rodríguez quien enfrenta uno de los juicios más sonados en la historia judicial costarricense, comparado únicamente con el que vivió recientemente otro ex presidente, Rafael Angel Calderón Fournier, por el caso Caja-Fischel.
A Rodríguez, cuyo juicio se reinicia hoy, el Ministerio Público lo acusa de enriquecimiento ilícito y corrupción agravada pues presuntamente, siendo presidente de la República, habría recibido dinero de la firma Alcatel para influir en que a esta se le adjudicara la licitación para la compra de las primeras líneas GSM de telefonía celular por parte del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Rodríguez enfrenta este juicio junto con ocho personas más, algunas de ellas funcionarios del ICE.
El ex mandatario argumenta que las transacciones que se hicieron a su nombre fueron para financiar su candidatura a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y que no tienen relación con los hechos que se denuncian.

Durante una entrevista que concedió a LA REPUBLICA, cuestionó la ausencia en el juicio, entre los imputados, de José Antonio Lobo, ex director del ICE, siendo que —afirmó— en la acusación que presenta la Fiscalía aparece como el presunto autor de los hechos que se denuncian.
A continuación parte de la entrevista a Rodríguez:

¿Cuál es su percepción del juicio?

Me volvió a reafirmar que es un caso que no tiene fundamento, que se agigantó como una bola de nieve por Abel Pacheco (ex presidente de la República) y Francisco Dall’Anese (fiscal general) con gran éxito mediático para ellos, pero que cuando llega ante los jueces se desinfla.

La Fiscalía presentó una recalificación de los delitos que se le atribuyen, ¿qué le parece esta posición?
El papel aguanta lo que le pongan. Eso es lo mismo que habían presentado en la audiencia preliminar y que el juez había bajado a dos enriquecimientos ilícitos y desestimó que pueda haber en este caso corrupción agravada.

En la acusación la Fiscalía incluye las donaciones de Taiwán, ¿usted qué opina?
Una cosa muy curiosa, no puedo entrar a analizar el caso, pero primero hablan de un préstamo y después lo convierten en donaciones sin ninguna justificación.

La Fiscalía pactó un acuerdo con José Antonio Lobo para que declarara y ahora él no aparece como imputado, ¿cómo cambia esto el juicio?

Por primera vez nos pusieron en conocimiento el criterio de oportunidad, esto parece increíble, inverosímil; hace dos años pedimos esto y no es hasta ahora que nos lo dan. Ahora estamos frente a un Tribunal que debe valorar la legalidad del acuerdo con la Fiscalía; de manera que ahora las partes podemos hablar y entrar en esta discusión. Tenemos mucho interés en conocer qué pasará, pues dependiendo de la decisión así cambiará el rumbo del debate.

Su defensa a partir de mañana tendrá tiempo para cuestionar el pacto de la Fiscalía con Lobo, ¿qué pruebas presentarán para traérselo abajo?
En los hechos que plantea la Fiscalía es muy evidente quién es el actor principal en relación a lo que se trata de involucrar, quién es la persona que hace los contactos, que hace los pagos, que aparece en actos delictivos que no están relacionados con las 400 mil líneas celulares y no está en el juicio porque está ganándose su libertad a base de tratar de involucrar a un personaje político de mayores dimensiones para ganar más proyección para este caso.

¿Tendría que haber diez imputados en vez de nueve?
Eso es una situación que deben decidir los jueces.

Pero en su opinión, ¿Lobo debería ser imputado?
Lo que creo es que no hay ninguna razón para que el autor principal de un delito no esté en el juicio.

La acusación de la Fiscalía parece basarse mucho en las declaraciones de Lobo…
Usted puede ver que cuando la Fiscalía menciona al ex presidente es porque Lobo dijo algo, entonces es muy extraño esto en todo el proceso, porque esa persona es la que no está ahí.

En la acusación de la Fiscalía se habla que Lobo repartió la comisión de Alcatel en un 60% para usted y 40% para él, ¿es cierto?
Eso no sale ni en los números, hablan de un 60%- 40% pero cuando los números no les calzan deben meter un montón de transacciones en efectivo que no tienen ninguna relación con esos montos. Las únicas pruebas que tienen son las declaraciones de una persona que no está presente en el juicio.

Los dineros que recibió de Lobo, ¿para qué fueron?

El dinero fue para financiar mi campaña para aspirar a la Secretaría General de la OEA y eso se hizo público desde esos años, cuando a mí me confrontaron; yo dije que me lo prestó un amigo cercano como apoyo para mi campaña y por eso, después se le hizo un pago al señor Lobo en cheques que yo le presenté al Ministerio Público.

¿Cómo puede cambiar el panorama del juicio que se tomen en cuenta las pruebas de Panamá?

No se trata de que se traigan pruebas, sino que quieren traer documentos que no son pruebas.

Por el impacto social y mediático que genera, ¿tiene un papel en el juicio el hecho de que usted sea un ex presidente de la República?
La teoría de la trinidad tradicional de la democracia se ha cambiado por otra donde está la opinión pública, los medios de comunicación y los acusadores que lideran la esfera de poder de la sociedad. También dice la teoría que los acusadores, que son las personas más poderosas ahora lo son más, porque los medios de comunicación les sirven de caja de resonancia y a través de ellos manejan la opinión pública; cuando un político es acusado, en realidad es condenado, porque la acusación se convierte en condena. Mantener la objetividad en un caso de estos es muy complicado.

Si todos somos objeto de la mercadotecnia, ¿lo serán también los jueces?
Evidentemente no hay nadie que no esté sujeto un poco a la presión de la sociedad, pero mi confianza es que las personas que hacen su dedicación al ejercicio de la judicatura hacen todos los esfuerzos por mantenerse objetivas y esa es mi confianza en los Tribunales y en el juez natural.

De salir absuelto, ¿maneja la posibilidad de iniciar una demanda contra el Estado?
Es un tema complicado, hay que ver la capacidad económica y de reacción del momento. Pero me gustaría crear una institución que venga a dar apoyo a las personas acusadas y aquellas cuyos procesos judiciales no se están llevando correctamente. Hay que ver cómo las cosas van caminando.

Natasha Cambronero/Carlos J. Mora
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios