Enviar
Contribuyentes acechados por multas millonarias
Diez mil personas deben impuesto a casas de lujo
• A nueve días de vencer el plazo solo 2 mil contribuyentes han cancelado

Wilmer Murillo
[email protected]

A pesar de que el plazo para cumplir con la obligación vence en menos de diez días, unos 10 mil contribuyentes no han cancelado el impuesto solidario.
Hasta ahora solo poco más de 2 mil personas han cumplido con el requisito, según datos de la Dirección General de Tributación (DGT).
El atraso se explica, sin embargo, por las dificultades de los ciudadanos inexpertos en materias de avalúos para calcular el monto final a pagar del llamado impuesto solidario.
Es una labor difícil para un ciudadano inexperto en materia de avalúos, pues el proceso demanda mucho conocimiento técnico, según lo han reconocido las mismas autoridades tributarias.
De ahí que se flexibilizaron los procedimientos de pago.
En general este tributo ha estado plagado de inquietudes y complicaciones.
Ante esta situación, el plazo máximo para pagar el tributo de 2009 pasó del 31 de diciembre al 15 de enero. Esto tiene sentido si se considera la mala respuesta de los administrados: en el último corte publicado por el Ministerio de Hacienda el 18 de diciembre, solo 41 contribuyentes habían pagado.
Sin embargo, surgen dudas de que en el periodo establecido los contribuyentes puedan cumplir sus obligaciones.
“Si Hacienda pretende impedir o cobrar interés ordinario y de mora, estaría incurriendo en un error, por haber anunciado la extensión del plazo y sin embargo a la fecha no ha emitido la resolución respectiva, de acuerdo con lo que establece el Código Tributario”, dijo German Morales, socio de Impuestos de Deloitte.
No obstante, lo anterior causa alarma si se considera que irrespetar los plazos de pago implica una multa de 10 veces el monto del tributo que se adeuda.
El impuesto debe ser cancelado por los propietarios que tengan una casa que supere el valor de los ¢100 millones.
La recaudación del Impuesto Solidario se percibe empero muy baja. “No se va a alcanzar la meta y la recaudación va a quedar por muy por debajo de la meta”, comentó Morales.
De acuerdo con algunas versiones este tributo debería generar unos ¢13 mil millones anuales para destinarlos a proyectos de vivienda de interés social.
Este monto se obtiene de un sistema de valoración que se describe en el Manual de Valores Base Unitarios por Tipología Constructiva que aparece en la página web de la cartera de Hacienda.
Tan complejos como el nombre del manual, son los trámites para ponerse al día con el pago del tributo, la principal razón de la postergación de pago, dijo Jenny Phillips, ministra de Hacienda.
En especial se busca ayudar en este trámite a los extranjeros, quienes podrán realizarlo en forma escrita y no por Internet como establece la ley. Este procedimiento, también fue generalizado.
Pero las trabas son producto de otros aspectos de la ley. Por ejemplo, el precio de un avalúo es variable, y depende del tamaño de la casa, si está ubicada dentro o fuera del Área Metropolitana, entre otros, lo cual ha generado más complicaciones.
El cálculo del impuesto se hace sobre la población potencial de contribuyentes basada en varias fuentes.
Por ejemplo, las propiedades inscritas en el Registro Nacional o en las municipalidades incluyendo hipotecas y traslados recientes, los permisos de construcción municipales y ciertas urbanizaciones donde la tipología constructiva se acerca a los precios superiores, dijo Francisco Fonseca, director de la DGT.
Ver comentarios