Enviar
Diez años de la revolución “Matrix”

La cinta que fue todo un fenómeno de la ciencia ficción, cumple este martes diez años de su estreno.
Ganó cuatro premios Oscar, recaudó más de $460 millones y abrió las puertas al cine del futuro. La simbiosis entre espectáculo audiovisual y filosofía de “The Matrix”, todo un fenómeno de la ciencia ficción, cumple este martes diez años de su estreno.
Desde la cibernética imagen del comienzo, cuyas letras y números en verde sin orden aparente sirvieron luego como icónico fondo de pantalla para miles de ordenadores, hasta su trepidante y romántico desenlace, “The Matrix”, a pesar de su estreno en 1999, es puro cine del siglo XXI.
Thomas Anderson (Keanu Reeves), cuyo alias es “Neo”, descubre gracias a Morfeo (Laurence Fishburne), considerado el sujeto más peligroso por las autoridades, que el mundo en el que vive es una ilusión generada por ordenador, puesta ante sus ojos “para ocultar la verdad”.
Esa “verdad” en “The Matrix” es que los seres humanos son esclavos de las máquinas, que se rebelaron en un momento de la Historia. Como se explica en el filme, “existen campos interminables donde los humanos no nacemos. Se nos cultiva”.
Mientras tanto, la población vive en una realidad virtual, la misma que distrae las mentes humanas —en una actualización del mito de la caverna de Platón— mientras los cuerpos son empleados como fuente de energía para mantener el funcionamiento de las máquinas.
Y ahí comienza la misión, repleta de símbolos cristianos, para “Neo” —anagrama de “One”, el elegido—, que debe liderar la lucha por la libertad de la humanidad desde la ciudad de Sion, con la ayuda de Trinity (Carrie-Anne Moss).
“Imagino que ahora te sientes un poco como Alicia, cayendo por la madriguera del conejo”, le espeta en su primer encuentro Morfeo a Neo, la misma sensación que se tiene al ver por primera vez este coctel de referencias a títulos clásicos.
Los hermanos Larry y Andy Wachowski, directores y guionistas del filme, trufaron su obra, que posee tantos aficionados como detractores, con homenajes al cine que aman.

Los Angeles
EFE

Ver comentarios