Logo La República

Sábado, 19 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


¡Dichoso don Gustavo, qué buena vista!

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 07 junio, 2019

Nueva derrota de la Tricolor, ahora en Perú

Gustavo Matosas ve mejoras en el equipo, y le gusta cómo juega.

En ese sentido, no deberíamos preocuparnos. El profesor está contento, y él es el que manda.

Todavía, el director técnico de la Selección Nacional ni siquiera ha empezado a preocuparse, y mucho menos a ocuparse por el desempeño de su equipo.

La mediocre presentación de sus discípulos en Perú, una más a la lista, no lo sacó de su zona de confort. Cada partido que pasa, aunque su equipo pierda y no meta un gol, él siente que mejora.

¡Dichoso!

El equipo no juega a nada, no hallamos ni con lupa la mano del técnico en temas positivos. Algo en la alineación del equipo, o en su forma de jugar al fútbol, que nos saque de los tonos grises y le ponga color a la tormenta.

Uno quisiera escribir que Costa Rica perdió 1-0 contra Perú jugando muy bien al fútbol, cruel mentira, burdo engaño a los lectores.

Un partido más, de tantos y tantos y tantos, desde hace tanto rato, que la Selección Nacional retrata su mediocridad. Un buen portero, una línea de cuatro que sobrevive a duras penas y de la cintura para delante, nada de nada.

No deja de ser curioso, por ejemplo, analizar el fútbol de Joel Campbell con el León de México y compararlo con su floja actuación en Lima. El trato del balón, la forma de cuidarlo y los pases inteligentes al espacio, para que lo aprovechen sus compañeros de “La Fiera”, brillan por su ausencia en La Tricolor. Joel y Mayron George no se juntaron jamás, cada uno por su lado, atrapados y encarcelados en medio metro cuadrado y lo más grave -tumor maligno de nuestro seleccionado-, ayunos de balones porque el medio campo no genera fútbol ofensivo.

Jimmy Marín, Randall Leal, Elías Aguilar, no encuentran ese fútbol práctico e inteligente que le urge a la Tricolor para tener peso ofensivo.

La Selección Nacional, ofensivamente, no presenta el mínimo peligro y eso lo captan pronto sus rivales, que juegan sin mayores apremios defensivos.

Pero bueno, viene la Copa Oro y los rivales del grupo son Nicaragüa, Bermudas y Haití, selecciones flojas de la zona de Concacaf.

Si don Gustavo no se pellizca y pone a jugar buen fútbol a sus dirigidos, puede que sobrevivamos a la mediocridad del grupo, pero nos espera entierro de primera en la segunda fase.

[email protected]





© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.