Logo La República

Martes, 25 de enero de 2022



FORO DE LECTORES


Dibujarle patas a una serpiente

José Pablo Rodríguez eterms@gmail.com | Lunes 29 noviembre, 2021

Jp

José Pablo Rodríguez es Director Regional en Asia de la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER)*

Hoy les quiero compartir un proverbio chino que tiene un potente mensaje. Lo traduje literalmente como “dibujarle patas a una serpiente”. Dice la leyenda que durante el periodo de la historia china correspondiente a los Estados Combatientes, el dueño de un templo dio empleo a varios hombres para que cuidaran el lugar y sus alrededores. Un día de tantos se puso muy frío y entonces, el dueño del templo pidió a uno de sus sirvientes que trajera un jarrón de vino para darle de beber a los cuidadores del templo. Sin embargo, un jarrón de vino no era suficiente para que todos tomaran y entonces, después de negociar y discutir qué hacer con el jarrón de vino, arreglaron hacer una competencia de dibujo. Así, el que primero terminase de dibujar una serpiente, tendría derecho a tomarse todo el jarrón de vino.

​¡Uno, dos, tres! Y todos comenzaron a dibujar. Uno de los hombres terminó de dibujar la serpiente muy rápido, pero al ver que todos los demás todavía estaban dibujando, pensó que tenía tiempo de sobra y entonces se le ocurrió agregarle varias patas a la serpiente. No se imaginó que antes de terminar de agregar las patas, otro de los hombres gritó:

​“¡Gané, gané! He terminado primero de dibujar la serpiente” y tomando el jarrón de vino se dispuso a apurarlo hasta el fondo.

​El hombre que dibujó la serpiente con patas dijo:

​“¡Dame el jarrón de vino! ¡Dame el jarrón de vino! El vino es mío porque yo he sido el primero en terminar de dibujar la serpiente”.

​El otro hombre respondió indignado:

​“Desde un principio todos acordamos dibujar una serpiente. Lo que tú has dibujado no es una serpiente ¿Desde cuándo las serpientes tienen patas?”

​El resto de los hombres asintieron diciendo:

​“¡Es verdad, es verdad! Lo que has dibujado no es una serpiente. ¡No tienes derecho a tomar el vino!”

​A pesar de que se moría del enojo, nuestro amigo de la serpiente con patas no tuvo otra opción más que aceptar su derrota y culparse a sí mismo.

​Este proverbio se usa en la actualidad para describir una situación en la que por agregar, explicar o hacer de más, se arruina algo que ya estaba bien terminado. En el mundo moderno en el que debemos ir al grano y ser muy ejecutivos y concisos, debemos recordar siempre la enseñanza de este proverbio chino y evitar, cuando se nos brindan tareas, trabajos o proyectos a realizar con instrucciones claras y precisas, “agregarle patas a la serpiente”.

Es Máster en Gerencia y Negociaciones Internacionales y tiene una especialización en Liderazgo de Talentos y Equipos

*Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor y no representan la visión u opinión de la organización para la que trabaja”






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.