Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Di María, nuevo peón de Van Gaal

EFE | Miércoles 27 agosto, 2014



Di María, nuevo peón de Van Gaal

El argentino llega en busca de rescatar a un Manchester United que no está en su mejor momento

Ángel Di María vestirá la camiseta del United por los siguientes cinco años.Tomada de www.manutd.com/La República

El centrocampista argentino Ángel Di María se convirtió en la venta más alta de la historia del Real Madrid después de que el conjunto blanco haya aceptado traspasarlo al Manchester United por una cifra que ronda los 75 millones de euros, más 15 posibles en incentivos por objetivos.
Este récord, que además le sirve para ocupar un lugar entre los fichajes más caros de todos los tiempos, hace honor al papel realizado por un futbolista que ha sido esencial en el esquema de Carlo Ancelotti durante una temporada en la que su equipo conquistó la Copa del Rey y la ansiada décima copa de Europa.
De hecho, el técnico italiano ha sido su principal valedor, el hombre que ha confiado en él tanto en los buenos como en los malos momentos. Porque de todos ha tenido el “Fideo” en su último año de blanco, el que acabó siendo el mejor con la elástica merengue.
Acodado en la banda desde que aterrizó en la capital de España gracias a su velocidad, su capacidad de desborde y sus precisas asistencias, la llegada del galés Gareth Bale el pasado verano le auguraba soporíferas tardes de banquillo.
Sin embargo, Di María tenía una cara oculta que nadie hasta Ancelotti se había atrevido a explorar. El entrenador aparcó las virtudes más visibles del argentino y, bien por necesidad o por fe, decidió dar protagonismo a las secundarias asignándole una nueva tarea sobre el césped.
Situado en uno de los vértices del triángulo construido en el centro del campo, el trabajo y la intensidad se convirtieron en el argumento del 22 blanco para ganarse un puesto.
Una apuesta sorprendente y atrevida en el momento más delicado posible, ya que el centrocampista había despertado la animadversión de algunos aficionados.
Entre la espada y la pared, tras asumir que la mejora económica que pedía no le sería concedida y ver las puertas del club cerradas, recapacitó y se ganó el perdón sobre el césped.
Aclimatado progresivamente al nuevo papel, adornó con un tanto su gran actuación en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona. Luego apareció en el duelo que decidía la Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid en Lisboa. Allí redondeó su esfuerzo durante los 90 minutos con la acción que dio origen al 2-1 transformado por Bale.
Pasajes brillantes que encontraron su continuidad con la albiceleste durante el Mundial de Brasil.
Pese a ello las alabanzas globales se las llevaron jóvenes como el alemán Toni Kroos o el colombiano James Rodríguez. El Real Madrid, que siempre ha mostrado predilección por aquellos que deslumbran en ese escaparate, se hizo con los servicios de ambos. La decisión supuso un revés para el argentino que ve cómo a una estrella en ciernes como James, le dan de inicio el sueldo que él siempre demando sin éxito.
Así las cosas, Di María, que llegó procedente del Benfica en el año 2010, pone rumbo a su nuevo destino convertido en un centrocampista talentoso, que también es versátil gracias a su capacidad para sobrevivir, y acostumbrado a la competencia atroz y a los exámenes semanales. Valores, todos ellos, que se pagan a precio de oro.

Madrid/EFE