Deuda sigue siendo el principal enemigo del desarrollo
Enviar

El principal disparador del Presupuesto Nacional 2017 es la deuda, la que se estima alcanzará el 49% como porcentaje de la producción nacional para cierres del próximo año.{l1}presupuesto_para_2017_incrementara_1_billon{/l1}

Solo el pago de esta deuda, así como sus intereses, representa un tercio del presupuesto, dinero que podría ser aprovechado en otros proyectos sobre desarrollo, ya sean sociales, de infraestructura o educativos.
Solo para el presupuesto de 2017, este rubro crece en un 17%, y sin una solución al problema del déficit, esto seguirá creciendo año con año.
En este momento por cada colón de ingreso, se acumulan ¢1,85 en gastos, indica el Ministerio de Hacienda.
Así, ayer se presentó la propuesta del Presupuesto Nacional por parte del Gobierno a la Asamblea para el ejercicio 2017, por un monto de ¢8,9 billones, un 12% mayor que el año pasado —¢8 billones—.
“Si bien el Gobierno ha hecho un trabajo realmente arduo para controlar el crecimiento del gasto en las instituciones, esto es poco con relación a los compromisos ineludibles que debe atender y que acaparan el 95% del presupuesto del que no se puede hacer nada porque está en la ley”, indicó Helio Fallas, ministro de Hacienda.
Por la rigidez presupuestaria que se maneja, el Gobierno insiste que solo tiene un 5% de maniobra para brindar bienes y servicios a la población, así como para transferir recursos a órganos desconcentrados como museos, teatros y otras organizaciones.{l2}por_que_no_empezamos_a_hablar_del_presupuesto_para_2017{/l2}
El monto restante se distribuye sobre todo entre obligaciones que se deben atender por mandatos legales —cerca de un 54% del presupuesto—, pago de la deuda, transferencias a Fodesaf y PANI, y por mandato constitucional a educación (34% del presupuesto) y al Poder Judicial.
Varios sectores consideran que el Gobierno se equivoca en los recortes que ha hecho al presupuesto nacional en materia de educación e infraestructura y no ha realizado los esfuerzos suficientes para disminuir las transferencias a instituciones y las remuneraciones.
“La infraestructura es uno de los principales problemas que enfrenta en este momento el país, por lo que no es justo sacrificar recursos necesarios, para mantener un aparato estatal ineficiente y excesivamente grande. En Costa Rica los funcionarios públicos ganan más que en todos los países de Latinoamérica, lo cual es desproporcionado con la realidad económica y fiscal del país”, afirmó Yolanda Fernández, presidenta de la Cámara de Comercio.

 



Ver comentarios