Enviar
En comparación con la elección anterior, el aporte de los costarricenses se incrementó en un 12%
Deuda política fue el más alta de la historia
• Con los más de $30,5 millones que se destinaron a la contienda 2010, se podrían financiar 3.240 bonos de vivienda

Natasha Cambronero
[email protected]

La recién finalizada campaña electoral sería la más cara de la historia democrática del país, al menos en lo que se refiere a contribuciones estatales, es decir dinero de los bolsillos de los costarricenses a través de impuestos.
Para los comicios del 7 de febrero se destinaron más de $30,5 millones, cifra que supera en un 12% lo que se aportó para la contienda de 2006.
Este monto a su vez es un 124% más alto que la deuda política de 2002, hace dos elecciones.
A pesar de que el nuevo Código Electoral, estipuló que la denominada deuda política pasaría del 0,19% a un 0,11% del Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente al año trasanterior a las elecciones, la práctica muestra un continuo crecimiento del aporte de los contribuyentes a la campaña.
Con los más de $30,5 millones las agrupaciones financiarán gran parte de la propaganda que realizaron previamente a los comicios. Desde las plazas públicas, las camisas y calcomanías hasta los anuncios de televisión, saldrán de fondos del país.
Con el dinero que el Tribunal Supremo de Elecciones repartirá entre los partidos políticos que alcanzaron al menos el 4% de los votos emitidos, se puede financiar la ampliación del Aeropuerto Daniel Oduber en Liberia. Se estima que esta obra costará entre $28 millones y $35 millones.
Asimismo, se podrían dar 3.240 bonos de vivienda.
De momento, con más del 90% de las mesas escrutado, el Partido Liberación Nacional recibiría poco más de $13 millones, mientras que al Partido Acción Ciudadana y al Movimiento Libertario les corresponderían $6,7 millones y $5,5 millones respectivamente.
No obstante, los rojiamarillos no tendrían necesidad de utilizar todos los fondos, ya que los costos de su campaña ascienden a $2,8 millones.
El restante 17% de los recursos se tendría que repartir entre otras siete agrupaciones: Accesibilidad Sin Exclusión, PUSC, el Frente Amplio, Restauración Nacional, Renovación Costarricense, Unión Agrícola Cartaginés y Restauración Herediana.
Si bien, estos recursos no representan todo el capital que un partido destina a la contienda electoral, pues también reciben donativos de manos privadas, gran parte de la deuda política se utilizará para pagar la pauta en televisión y en otros medios de comunicación masiva.


Ver comentarios