Nuria Marín

Enviar
Lunes 9 Enero, 2012


Creciendo [email protected]
Desiderata 2012


Siguiendo con mi tradición de deseos para el Año Nuevo, comparto mi Desiderata 2012 la cual simbólicamente dedico al primer bebé que nació este año en nuestro país, que es una preciosa bebita (Lindsay Nicole) y vino al mundo en el Hospital México (pesó 2.770 gramos y midió 47 centímetros).
Que la CCSS y nuestro sistema de Seguridad Social se mantenga para ella y el resto de los costarricenses como un derecho, que los problemas que hoy tenemos, se conviertan en una difícil pero superada página en la historia de esta institución. Más aún, que estas dificultades que hoy se viven en la Caja, se conviertan en oportunidad para mejorar la cobertura y calidad de esta magna conquista social.

Que la red nacional de cuido se convierta en una realidad para los niños y adultos mayores de nuestro país, lo que mejorará no solo la calidad de vida de la población atendida sino que abrirá las puertas para que más mujeres trabajen fuera del hogar con una justa y merecida tranquilidad, logrando además que con sus aportes económicos se eleve el bienestar de sus familias.
Que nuestro país avance aún más en la eliminación de discriminaciones que aún persisten contra las mujeres y haga posible que más asciendan a puestos de poder en los ámbitos privado y público, y que la brecha salarial entre hombres y mujeres sea cada vez menor.
Que cada día sea una oportunidad para que se derrumben más barreras y cada vez tengamos más mujeres en carreras tradicionalmente masculinas, de lleno en las ciencias y matemáticas o bien en el deporte, como los extraordinarios casos de Gineth Soto y Hannah Gabriels (a quien por cierto estaré apoyando el próximo sábado desde el exterior).
Que 2012 marque una diferencia significativa para que más mujeres sepan lo extraordinarias que son, que crean en ellas mismas de manera generosa y que den rienda suelta a sus proyectos y deseos personales, profesionales o empresariales.
Que en el nuevo año haya menos violencia y más paz especialmente para las mujeres, y aquellas que sufren algún tipo de agresión intrafamiliar tengan la valentía y cuenten con el apoyo necesarios para que puedan romper con esa situación. Que la palabra feminicidio sea un vocablo sin contenido en nuestra realidad.
Que aumente aún más el creciente número de hombres solidarios y comprometidos con el mejoramiento de la situación de las mujeres en Costa Rica y devenga en la construcción de una sociedad más igualitaria y equitativa, lo cual nos beneficia a todos, sin importar el sexo.
Que mis hijas, madre, hermanas, amigas, compañeras de ALAS y todas las maravillosas mujeres en nuestro país cada día enfrenten menos obstáculos y se encuentren más fortalecidas y empoderadas para que puedan ser muy felices e integralmente realizadas.

Nuria Marín Raventós