Enviar
Desestímulo al deporte


Aunque Costa Rica está iniciando lo que seguramente será un gran estadio, con un dinero que donó China, no pareciera un país con una política gubernamental destinada a estimular e impulsar a su población para la práctica del deporte.
Diferentes deportes, practicados por la población, podrían significar una serie de importantes beneficios. Desde salud física y emocional, hasta mejores relaciones familiares y hábitos de disciplina y responsabilidad que trascienden luego estas prácticas para mejorar en general todas las actividades.
Con la Maratón Internacional realizada el domingo en la zona de la Sabana, se demostró falta de interés para preparar adecuadamente eventos de este tipo, mediante la debida coordinación entre quien lo está organizando y las instituciones a las que corresponde otorgar permisos e impartir órdenes para la buena marcha de todo.
Atletas de diferentes países del mundo se prepararon durante todo el año para venir a Costa Rica a una competencia internacional cuyo circuito se planeó por calles sumamente transitadas y que requerían la labor de la Policía de Tránsito para garantizar la integridad de los deportistas.
En lugar de eso, la competencia que se inició a las 11 a.m., contó con el apoyo de los oficiales de tránsito solo hasta el mediodía, hora en que estos se retiraron, según informa una nota de LA REPUBLICA de hoy, con el consiguiente peligro para los participantes, que se exponían a ser atropellados por cualquier vehículo.
Además de la mala imagen que se llevaron los atletas visitantes, no es esta la forma en que se puede incentivar la práctica de los deportes. Si bien esta fue una actividad organizada en forma privada, debió estar debidamente supervisada por las autoridades. El Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación y el Consejo de Deportes, entre otros responsables, no solo deben otorgar los permisos sino también vigilar que se cumpla con todas las disposiciones para la buena marcha del evento.
Por otra parte, los beneficios del deporte solo se logran cuando la población lo practica, no cuando se limita a disfrutar observando desde un asiento. Con una población sentada en un estadio o ante un aparato de televisión, lo que se estimula es la vida sedentaria con sus negativas consecuencias.
La práctica deportiva, que tanto beneficio puede traer a la gente desde la infancia, generando hábitos de disciplina y responsabilidad, si se lleva a cabo en la forma en que la vimos desarrollarse el domingo anterior, más bien se convierte en un riesgo para los participantes y un ejemplo de desorden e indisciplina por parte de organizadores y autoridades.
Ver comentarios