Desempleo millennial, la otra cara de la generación cool
Enviar

Los millennials buscan libertad en el empleo, trabajar menos y viajar más. Los millennials son exitosos. Los millennials son cool.

Todo esto suena bonito y moderno, pero refleja poco la realidad de los jóvenes que se enmarcan dentro de esta generación.

La situación en el mercado laboral revela que durante el primer trimestre del año la tasa de desempleo millennial fue del 13,4%, es decir 0,1 puntos porcentuales más que en el mismo periodo de 2016.

Se trata de casi 135 mil jóvenes de entre 18 y 35 años que no consiguen empleo y que se encuentran muy lejos de priorizar los viajes ante el trabajo.

La tasa de desocupación de esta generación supera con creces a la media del país que es del 9,1%, 0,4 puntos porcentuales menos que en 2016, cuando fue de un 9,5%.

Si bien las variaciones de las tasas no son “estadísticamente significativas” (estos es que no se puede afirmar que los cambios sean una tendencia), se desprende que el desempleo millennial mostró un estancamiento, mientras que la tasa media se redujo.

Las dificultades para la inserción de los jóvenes en la economía, sobre todo aquellos menores a 25 años, y una mayor competencia en un mercado cada vez más salvaje, figuran entre las principales causas de este fenómeno.

De hecho, un solo dato muestra que la realidad de estos jóvenes no es tan homogénea como se suele describir: el 65% de los desocupados que tiene el país es millennial.

Por otro lado, en términos de género las brechas ahondan las diferencias.

Las mujeres millennial son las que cargan con las mayores dificultades al tener un desempleo del 16,2%, casi cinco puntos porcentuales más que la media para ellas, que es de un 11,3%.

En total son 63 mil mujeres que buscan empleo y no lo consiguen.

Respecto de los hombres, el desempleo golpea al 11,6%, de los millennials, casi cuatro puntos más que la media nacional masculina, del 7,8%.

En total, son 72 mil hombres de entre 18 y 35 años que no consiguen trabajo.

 

Ver comentarios