Enviar
Dependencia de crudo vulnera a Venezuela

La extrema dependencia de Venezuela hacia su industria petrolera, de la cual obtiene el 94% de sus ingresos de divisas, coloca al país en una posición de fuerte vulnerabilidad ante la crisis financiera mundial.
Especialistas en el área económica entrevistados por Xinhua coinciden en destacar que la economía venezolana podría verse afectada gravemente si el panorama actual de inestabilidad bursátil produce un nuevo periodo de recesión a nivel internacional.
De acuerdo con el coordinador de Asuntos Internacionales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Rodrigo Cabezas, "el cordón umbilical de Venezuela con una recesión en el mundo capitalista es básicamente nuestro mercado petrolero".
Cabezas explicó que un elemento importante a tomar en cuenta es la posible disminución del consumo de energía por parte de Estados Unidos, en forma de gasolina y electricidad, si la actividad económica continúa desacelerándose.
Venezuela exporta hoy en día unos 2,6 millones de barriles de crudo de su producción diaria, y de ese total, 1,2 millones se venden a Estados Unidos.
"Podríamos estar ante un escenario en el que si Estados Unidos ralentizara su crecimiento en el segundo semestre y volviera a entrar en recesión, la posibilidad de reducción de precios del barril de petróleo estaría presente", indicó Cabezas.
"El presupuesto de la nación gira alrededor del precio del barril del petróleo, y por los altos niveles de endeudamiento de Venezuela, la caída del precio del petróleo genera una fuerte preocupación y un resquebrajamiento en las finanzas públicas", señaló Casique.
Las alarmas en torno a un nuevo periodo de recesión en la economía mundial se encendieron la semana pasada, cuando la firma calificadora de riesgo Standard & Poor’s redujo en un nivel (de AAA a AA+) la calificación de la deuda de Estados Unidos.
La medida produjo nerviosismo entre los inversionistas a nivel mundial y provocó una caída abrupta de las bolsas en Norteamérica y Europa, misma que aún no ha sido frenada.
El índice Dow Jones de Wall Street (Estados Unidos) acumuló entre el 15 y el 19 de agosto pérdidas 4,01%, y el viernes los principales mercados bursátiles de Europa continuaron en caída, al perder entre 1 y 2% en promedio.
La situación de inestabilidad financiera también ha afectado, aunque con menor fuerza, las cotizaciones internacionales del petróleo, que esta semana registraron una leve mejoría tras caer en masa en el periodo anterior.

Caracas
Xinhua

Ver comentarios