Demócratas y republicanos concentrados en California
Enviar
Estado es clave durante el “super martes” debido a que elige la mayor cantidad de delegados
Demócratas y republicanos concentrados en California

El próximo 5 de febrero estarán en juego 441 delegados demócratas y 173 republicanos

Los Ángeles
EFE

Los aspirantes demócratas y republicanos a la Casa Blanca concentraban ayer sus fuerzas en California, el “gran premio” del “supermartes”, porque, al ser el estado más grande de Estados Unidos, es el que más delegados envía a las convenciones de Denver y Minesota.
Por primera vez en décadas y merced a unas elecciones primarias muy ajustadas, los
votantes del estado con mayor población de Estados Unidos serán decisivos a la hora de escoger a los finalistas en la carrera hacia la Casa Blanca.

El martes 5 de febrero 22 estados, entre ellos algunos de los más poblados e importantes del país, como California, Nueva York y Nueva Jersey, celebran elecciones primarias. Por la cantidad de delegados implicados se conoce a ese día como el “supermartes”.
En los últimos tiempos, las primarias en California se celebraron en marzo, despué
s de que los votantes del resto del país hubieran coronado a sus candidatos preferidos o, al menos, hubieran allanado mucho su camino.
Hay en juego 441 delegados demócratas y 173 republicanos, que representan el 22% de los que necesitan Hillary Clinton y Barack Obama para hacerse con la nominación demócrata, y el 15% de los que requieren los republicanos, que en este momento están encabezados por John McCain, aunque seguido de cerca por Mitt Romney.
Aún en la contienda republicana se encuentran también el ex-gobernador de Arkansas Mike Huckabee y el congresista texano Ron Paul.
Además de ser la economía más pujante de la Unión, California cuenta con una numerosa población hispana.
Los resultados en este estado marcarán de forma importante el nivel de conexión que los aspirantes a ambas candidaturas tienen con la primera minoría del país (14%): la comunidad latina.
La población del estado es de unos 36 millones de habitantes y su economía es la octava más grande del mundo, aunque la de Los Ángeles esté de capa caída debido a la huelga de guionistas de Hollywood.
Pero también sufre enormes problemas de tráfico, desastres naturales, calentamiento global, además de los altos impuestos y un alto índice de inmigración ilegal.
Según la última encuesta de intención de voto en California realizada por el rotativo “USA Today”, McCain, con un 35% de los votos, aventajaba a Romney en doce puntos porcentuales en este estado.
Para “Los Ángeles Times”, McCain convence al 39% de su electorado, mie
ntras que Romney arrastra al 26% de su grupo. Huckabee se quedaría con el 11%.
El impulso de McCain podría aún ser mayor después de que, ayer mismo, el gobernador republicano Arnold Schwarzenegger haga público su apoyo oficial al senador de Arizona, un hombre del que “governator” ha dicho siempre que le gusta.
Entre los demócratas, y en una consulta realizada antes del éxito de Obama en Carolina del Sur, Clinton lideraba la contienda con un 47% de los votos gracias a su éxito entre las mujeres, mientras que el candidato negro atraía al 35% del electorado.
Según “Los Ángeles Times”, esa ventaja aumentaría a 15 puntos porcentuales (47-32%).
“Estas primarias son las más enérgicas que hemos tenido desde McGovern-Humphrey en 1972 o Kennedy-McCarthy de 1969”, dijo Art Torres, presidente del Partido Demócrata de California, al matutino.
Los enfrentamientos previos y los resultados de las primarias anteriores “han producido un interés histórico y sin precedentes” en el “supermartes”, afirmó a Efe Mark Baldassare, presidente de Políticas Públicas del Instituto de California.
Por todo esto, republicanos y demócratas están ahora concentrados en California donde, si no se juegan totalmente su futuro, sí se ponen en la recta final de la victoria o del fracaso.
El miércoles por la noche, McCain y Romney monopolizaron el debate celebrado en la biblioteca-museo de Simi Valley (California), donde está enterrado Ronald Reagan y se conserva la mayor parte de los objetos relacionados con su legado.
Ayer, en un escenario totalmente diferente, el Teatro Kodak de Los Ángeles, habitual lugar de celebración de la gala de premios Óscar de la Academia de Hollywood, es el momento para los demócratas.
Clinton y Obama protagonizaron su primer cara a cara, un duelo de alto voltaje entre los dos únicos aspirantes a la nominación de su partido, una vez que John Edwards aban
donó la carrera electoral.
“Ahora que el asunto se limita a dos personas, el nivel del discurso va a ser aún más serio”, dijo a la cadena de televisión FOX Lynn Vavreck, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de UCLA.



Candidatos de película

Sin estatuillas de los Óscar de por medio y sin alfombra roja, el teatro Kodak recibió ayer a dos candidatos de película: Hillary Clinton y Barak Obama que se han quedado solos entre los aspirantes demócratas a la Casa Blanca.
Mientras todavía resuenan los ecos de las mutuas acusaciones entre los dos principales candidatos republicanos en el debate del miércoles en California, -John McCain y Mitt Romney- los dos demócratas se enfrentaron en un cara a cara entre dos pesos pesados de la política
El escenario del Teatro Kodak se transformó para acoger el debate entre los demócratas que fue transmitido por la cadena de televisión CNN.
“Dado el escenario, la reñida competencia y la cercanía de las elecciones del martes el triunfador en este debate se colocará en una posición de fuerza”, comentó a Efe Jorge Salazar analista político que no está comprometido con ningún partido.
“El debate, tanto por contenido como por imagen, puede ser un factor clave en la definición de muchos votos todavía sin candidato, no sólo entre los demócratas sino entre la corriente de los independientes”, agregó Salazar.

Ver comentarios