Demócratas vuelven a bloquear ley migratoria de Obama
Los republicanos, que tomaron en enero el control absoluto del Congreso, se garantizaron así poder atacar las políticas migratorias de Obama. AFP/La República
Enviar

Demócratas vuelven a bloquear ley migratoria de Obama

Los senadores demócratas volvieron a bloquear ayer por segundo día consecutivo una ley de financiación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos propuesta por los republicanos, que en la práctica impediría la aplicación de las medidas migratorias del presidente Barack Obama.
Aunque los dos partidos no tienen grandes discrepancias respecto al monto total del presupuesto del Departamento, los republicanos incluyeron en la ley unas disposiciones que buscan limitar los fondos a disposición del DHS para poner en práctica las medidas de alivio migratorio anunciadas por Obama por orden ejecutiva.
"Hoy el partido demócrata parece querer llegar a cualquier extremo para proteger el tipo de exceso ejecutivo que el presidente Obama una vez describió como 'la manera en la que no debe funcionar nuestra democracia'", dijo Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, tras la votación.
En una votación de procedimiento, idéntica a la de este martes y con igual resultado, los demócratas evitaron que la ley avance en el Senado.
La votación se saldó con 53 votos a favor y 47 en contra, por debajo de los 60 votos necesarios para que la legislación pase a una votación definitiva.
Obama anunció en noviembre pasado un paquete de medidas unilaterales para regularizar temporalmente a unos cinco millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría padres de ciudadanos estadounidenses o con residencia permanente en el país.
En respuesta a esas acciones de Obama y en medio de la batalla sobre la financiación del Gobierno de final de año, los republicanos consiguieron que el DHS (con jurisdicción en inmigración) recibiera financiación solo hasta el próximo 27 de febrero y no hasta septiembre, cuando concluye el año fiscal.
Los republicanos, que tomaron en enero el control absoluto del Congreso, se garantizaron así poder atacar las políticas migratorias de Obama, una vez con el dominio de las dos Cámaras.
Para los conservadores, las órdenes ejecutivas de Obama suponen un abuso de poder y una usurpación del rol del legislativo.
Pero el presidente ha amenazado con vetar cualquier proyecto de ley que le envíe el Congreso y que condicione la financiación del DHS a dejar sin fondos sus medidas migratorias.
"Quiero ser lo más claro posible. Vetaré cualquier legislación que llegue a mi escritorio que arrebate oportunidades a estos jóvenes que crecieron aquí y están preparados para contribuir a este país", dijo ayer Obama en una reunión con varios estudiantes inmigrantes beneficiados con sus medidas ejecutivas.
Los jóvenes a los que Obama recibió en la Casa Blanca se beneficiaron del programa ejecutivo de Acción Diferida (DACA), anunciado en 2012 por el gobernante, y han evitado ser deportados tras demostrar el cumplimiento de una serie de requisitos.
En la misma línea, la Conferencia de Alcaldes del país, una coalición no partidista, envió ayer una carta a varios líderes del Senado en la que insta a la aprobación de una ley sin condiciones para financiar al DHS.
Tener un DHS "en pleno funcionamiento es crucial para la seguridad de nuestra nación y nuestros ciudadanos", advierten los alcaldes en la carta.

Washington/EFE

 

 


Ver comentarios