Enviar
Demócratas buscan fuerza en integración

• Consideran que proceso iniciado de unión les dará victoria en noviembre

Con la retirada de la ex primera dama Hillary Clinton de la contienda presidencial, el Partido Demócrata de EE.UU. inició el proceso de unificación en torno al senador Barack Obama, para lograr una victoria en noviembre próximo.
Clinton se despidió oficialmente el sábado de la carrera por la Casa Blanca, en un discurso en Washington en el que pidió a sus 18 millones de seguidores olvidar sus rencores y ayudar para que Obama se convierta en el primer presidente negro en la historia de Estados Unidos.
Muchos seguidores de Hillary, desalentados y en algunos casos furibundos, han responsabilizado al sexismo y a los medios de comunicación por la derrota de la senadora por Nueva York, y amenazan con quedarse en casa o, peor aún, votar por el republicano John McCain.
Los programas de televisión se abocaron a analizar el discurso de despedida de Clinton, los aciertos y fracasos de su campaña, y la estrategia que tiene que adoptar el Partido Demócrata de cara a los comicios generales del 4 de noviembre.
Además, desde antes de la última ronda de primarias el martes pasado, se han multiplicado las especulaciones sobre cuándo y a quién escogerá Obama como su compañero de fórmula.
“Se trata de ganar” y el senador por Illinois necesitará a “todos los que votaron por Clinton” durante las primarias, explicó la senadora demócrata por California Dianne Feistein.
“A nadie le importa más que a Hillary Clinton que ganen los demócratas” y por eso tendrá un papel activo en lo que resta de la campaña, vaticinó.
Clinton tiene experiencia, “ha presionado por un cambio y no ve hacia atrás”, señaló Feinstein, al esgrimir las razones por las que, a su juicio, Obama la necesita para ganar en los comicios generales.
Ese mismo mensaje llevó la senadora al programa de la cadena ABC, en el que dijo que “nadie aporta a la boleta (del partido) lo que aporta Hillary”.
Feinstein figura entre varios líderes demócratas que favorecen la idea de que Clinton sea la compañera de fórmula de Obama, aunque reconoció que la decisión para formar el equipo de ensueño le corresponde únicamente al senador afroamericano.
La legisladora californiana prestó su casa para la reunión secreta de una hora que sostuvieron la noche del jueves Clinton y Obama. Aunque no se ha filtrado el contenido de esa conversación a solas, los expertos especulan que ambos discutieron, entre otros asuntos, el futuro político de la ex primera dama.
El director de comunicaciones de la campaña de Hillary, Howard Wolfson, dijo en un programa de la cadena CBS que la senadora por Nueva York ha dejado en claro que "hará lo que pueda hacer y lo que se le pida" para que ganen los demócratas la presidencia.
Obama, de 46 años, ya formó un comité de tres expertos, encabezado por la hija del fallecido presidente John F. Kennedy, Caroline, para ayudarle en la selección de su candidato a la vicepresidencia.
Según observadores, es poco probable que escoja a Clinton. Después de todo, el senador por Illinois se hay proyectado como un agente de cambio, y Clinton siempre criticaba su inexperiencia, sobre todo en la arena internacional.
Obama no había llegado al Senado de Estados Unidos cuando Hillary votó a favor de autorizar la guerra en Irak, pero éste siempre se opuso desde el principio a la invasión estadounidense en el país árabe.
En todo caso, Clinton no es la única en la baraja de posibilidades para acompañar a Obama en la papeleta demócrata. Curiosamente, salvo el gobernador de Virginia, Tim Kaine, de 50 años, todos los nombres en la lista de figuras políticas son sexagenarios.

Washington
EFE
Ver comentarios