Enviar

¿Demasiado tarde para el Office?

Microsoft sorprendió y lanzó una versión especial para iPad y Android. Los objetivos de la nueva estrategia


201404012306250.cod.jpg
Si usted tiene un producto al que considera muy bueno, mejor que el de la competencia, y está convencido de que muchos clientes lo valoran, ¿qué le conviene hacer? ¿Ubicarlo en todas las vidrieras posibles para que la gente lo vea y lo compre? ¿O, por el contrario, mostrarlo solo en su propio negocio, para que esté al alcance solamente de sus clientes más fieles, y de este modo evitar que las tiendas rivales obtengan ganancias con él?

Frente a este gran dilema se enfrentó Satya Nadella, el nuevo CEO de Microsoft, hace un mes y medio, cuando asumió el liderazgo del gigante global de software. En ese momento se planteó qué hacer con el paquete Office (que incluye los programas de oficina Word, Excel, PowerPoint, entre otros), uno de los productos más refinados y exitosos de la compañía fundada por Bill Gates.

La trayectoria de este paquete se remonta a los primeros años de la revolución de las PC —en los 90—, cuando Internet todavía no había entrado a hogares y oficinas. Hoy, tras la irrupción masiva de los dispositivos móviles, los programas de Office fueron perdiendo peso: cada vez más asuntos se resuelven rápidamente en las pequeñas pantallas de las tabletas, o de los celulares inteligentes.

Y allí, en esas pantallas, por decisión propia, Microsoft no estaba con su Office. No estaba presente en el AppStore (de Apple), ni en el Google Play. Y por lo tanto no estaba disponible para la enorme mayoría de usuarios de estos dispositivos, es decir, para la mayoría de los usuarios de tecnología hoy. Microsoft suponía que si ofrecía el Office en iPad y Android le estaría agregando valor al ecosistema digital de la competencia.

Pero Nadella decidió tomar el toro por las astas y —yendo en contra de la tradición de la compañía—, cambió su enfoque histórico. La semana pasada anunció la disponibilidad del Office para el iPad y para dispositivos Android. No una simple “adaptación”, sino un software diseñado específicamente para las necesidades de los usuarios de dispositivos móviles.

De este modo, Microsoft no solo puso, por primera vez, el Office a disposición del público de Apple y Google, sino que también probó con un nuevo modelo de negocio: el conocido como “freemium”. El Office allí se podrá descargar gratis, pero los usuarios solo podrán visualizar documentos. Para crear nuevos y editar los existentes deberán contar con una suscripción a Office 365, de $7 por mes o $70 por año.

El nuevo Office deberá competir contra otras apps de oficina diseñadas específicamente para tabletas que, después de largos años de uso, ya se hicieron fuertes en esos dispositivos, como iWork (Apple), Google Drive, Documents to Go o QuickOffice Pro.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina

Ver comentarios