Enviar
Proporción de viviendas víctimas de delitos creció casi un 13% desde 1997
Delincuencia golpeó a más de 340 mil hogares

• Actos en zonas rurales reportan crecimientos significativos

Eduardo Baldares
[email protected]

El crimen es una enfermedad social que está tomando la forma de epidemia en Costa Rica, puesto que cada vez es mayor el número de hogares que sufre sus embates.
Mientras en 1997 la proporción de viviendas víctimas del hampa era del 15%, para este año se incrementó hasta casi la tercera parte, pues un 28% de las casas fue víctima de un acto delictivo.
Esto representa a unos 341 mil hogares del país, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Sin embargo, como en algunas viviendas se reportó más de un caso, la sumatoria de delitos contra las viviendas y sus ocupantes llegó a 630 mil de julio de 2007 a junio de 2008, según reveló la última Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples.
Si se observa la distribución porcentual de los eventos de victimización reportados por los hogares afectados, los asaltos fuera de la vivienda representan el 30% de los delitos, seguidos por los robos dentro de las casas (20,5%) y los intentos de robo (16,6%).
Por añadidura, la agresión estuvo presente en una cuarta parte de los eventos reportados por los hogares.
“Es cuando ocurren robos o asaltos fuera de la vivienda que se alcanzan las mayores cifras de violencia y agresividad, superiores al 40%”, reseñó María Elena González, subgerente del INEC.
Uno de los aspectos más relevantes que indagó la investigación fue el porcentaje de denuncias que los miembros de los hogares hacen al enfrentar a la criminalidad, y quedó en evidencia que mientras los delitos van en aumento los ciudadanos recurren menos a las autoridades.
En ese sentido solo un 23% de los eventos acontecidos durante el periodo 2007-2008 fue denunciado a las autoridades correspondientes, mientras que en el estudio correspondiente a 1996-1997 la proporción era del 27%.
“Lamentablemente la violencia está demostrando mayor efectividad que los esfuerzos que se hacen para combatirla”, comentó Johnny Madrigal, investigador de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, para quien “hay que denunciar. Si no denuncio, retengo la cólera por el hecho del que fui víctima, y al tornarse este patrón colectivo, el país se torna más resentido y violento”.
Al hacer el análisis geográficamente, las regiones más afectadas son la Central (30,5%) y la Huetar Atlántica (28,3%), mientras que en la que se reporta una menor incidencia de viviendas afectadas es la Huetar Norte, con un 18,6%.
No obstante, vale acotar que en este último caso fue la región con el mayor crecimiento delincuencial, pues en 1997 la proporción apenas llegaba al 4,5%.
El estudio se efectuó en 12.352 viviendas que conformaron la muestra de la Encuesta de Hogares.

Ver comentarios