Luis Alejandro Álvarez

Luis Alejandro Álvarez

Enviar
Miércoles 20 Septiembre, 2017

Del Fiscal y del Magistrado

El Fiscal General de la República está hoy bajo investigación por su falta de acción en relación con dos casos de gran relevancia para la sociedad.

En el “cementazo”, donde a todas luces tenemos muchas situaciones que parecen reñir con el deber de probidad de parte de los funcionarios del BCR. Ello sin dejar de lado, un aparente tráfico de influencias y de una posible red de favores y amigos, tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo, de personajes cercanos a la Presidencia de la República.



En relación al caso Crucitas, a muchos ha sorprendido la posición insostenible de que el expresidente de la República que firmó el decreto para la declaratoria de interés público del cuestionado proyecto minero, no tuviese responsabilidad alguna.

En particular cuando Óscar Arias fue enfático en su apoyo al proyecto y no perdió oportunidad para defender su conveniencia y como su fiel defensor firmó ese decreto junto al ministro del ramo.

Estos dos ejemplos se suman a los nulos resultados de los megacasos que se dieron durante la gestión del Fiscal anterior, culminando con el fallo absolutorio del caso ICE-Alcatel donde se le llama la atención a la institución por haber aplicado mal el principio de oportunidad para la escogencia del “testigo de la corona”.

Estos casos, y la falencia de actuaciones, ponen en entredicho la efectividad de esta institución lo cual recae en el señor Chavarría, que como máximo jerarca, es el responsable.

En el caso del magistrado Gamboa, de quien nadie puede negar su ascenso meteórico al Olimpo Judicial, y quien en todos sus puestos desempeñados, ha sido muy de mediático, muy de redes sociales.

Esa situación no cambió al asumir como Magistrado de la Sala III, con actitudes que si bien no son negativas, riñen con la majestad del cargo para el que fue juramentado.

Hoy este Magistrado se ve envuelto en la controversia de un viaje a Panamá, aparentemente junto a un cuestionado empresario, del caso indicado en los párrafos anteriores.

No se puede obviar que es este Magistrado, uno de los firmantes de la desestimación que se diera de uno de los expedientes abiertos por el caso que involucra al diputado Morales Zapata, a quien se le ha mencionado en repetidas ocasiones en el caso del cemento traído de China.

Pero la controversia no reside solamente en el cuestionado viaje, y que firmara tal desistimiento, sino en las contradicciones y falta de claridad de las declaraciones de don Celso en relación a si conocía o no al empresario Bolaños, que ante unos medios lo negó, y ante otros indicó que de negarlo sería un “sátrapa”, adjetivo erróneamente utilizado de por sí.

Siendo, este, Magistrado de la Sala a la que le corresponde conocer temas de índole penal, levanta suspicacias una aparente cercanía a un empresario que hoy está en el ojo de un torbellino político, que toca tres poderes de la República y que se ha acercado como pocos en la historia a la Presidencia.

De forma inesperada igual se hizo de conocimiento público un video donde se ve al Magistrado en aparente estado de ebriedad, lo cual expone a este funcionario judicial a una conducta que contraviene los principios que rigen la conducta de funcionarios de tan alto rango.

Se ha decidido por parte de la Corte, investigación de la posible relación del magistrado Gamboa Sánchez con este empresario debido a las posibles implicaciones que se puedan llegar a dar en caso de que los créditos cuestionados hoy lleguen a sede judicial.

Quienes estén a cargo de estos procesos, tienen una misión muy importante, ya que se deberá emitir resoluciones que tengan un debido razonamiento y justificación.

Los ojos de todo Costa Rica están sobre las investigaciones que se harán a estos dos funcionarios.

La credibilidad del sistema está en juego hoy más que nunca.