Deje de hacer todo en su pyme
Diego Benítez, director de la Fundación Empodérate. Esteban Monge/La República
Enviar

Cuando iniciamos un negocio, en muchos casos, lo hacemos con recursos limitados, por lo cual pagar una extensa planilla, es casi imposible. Entonces naturalmente como emprendedor, la mayoría de las veces, caemos en el error de que junto con las personas del equipo de trabajo asumimos todas las tareas de la empresa y muchas de ellas son ajenas a nuestros conocimientos.

Esto no se convertirá en un problema, si como emprendedor tengo claro que es solo en una etapa inicial que debo afrontar los retos de esta manera y que es parte del proceso de crecimiento. Sin embargo, la clave está en saber reconocer e identificar cuando es el momento de asesorarme con un experto o bien, cuando debo y puedo incorporar nuevas piezas a mi equipo de trabajo.

Una vez que empezamos a contratar profesionales para que desempeñen tareas específicas en el negocio, surge un nuevo reto, aprender a delegar. Nos acostumbramos tanto a encargarnos de todo en la etapa inicial, que luego es difícil desligarse de algunas tareas y eso es un error.

Y sí, es claro que el delegar no es fácil, implica la confianza, y confiar para algunas personas es muy difícil, pero si no lo hace, sin duda, se convertirá en un jefe cuello de botella.

Evite ser de aquellos jefes que nada puede salir sin su revisión y aprobación, que pretenden estar enterados hasta del mínimo detalle, manejar la agenda de sus colaboradores y prácticamente decirles cómo hacer y no hacer las cosas.

Estoy seguro que en algún momento usted ha sido un jefe así. El asunto es que hay que evitarlo porque el problema es que jefes con este perfil impactan negativamente el desempeño de su equipo de trabajo.

Por eso, en este artículo le planteó como evitar ser un jefe cuello de botella y la importancia de la delegación:

1. Identifique cuales tareas puede asignar a otras personas y cuales son totalmente suyas. Aquí lo básico es que usted entienda que está delegando tareas y no responsabilidades. La responsabilidad final siempre será del líder.

2. Fortalezca una comunicación sincera con cada miembro de su equipo, una comunicación donde usted como líder les aclare las expectativas que tiene en el momento que les delegue una tarea.

3. Conozca las características de cada miembro del equipo, para saber cuáles tareas se ajustan más al perfil de uno o del otro.

4. Delegue en el momento oportuno, de manera que los colaboradores al recibir las solicitudes de un jefe o un par, puedan analizar si esa tarea le corresponde o deben delegarla y hacer esa delegación de inmediato.

5. No tenga miedo a delegar y entienda que delegar es la oportunidad de enfocarnos en nuestro rol de fundador que es llevar la empresa al crecimiento esperado.

Hoy en día las pymes requieren aprovechar al máximo el recurso humano, de manera que creen equipos de alto rendimiento y multidisciplinarios para afrontar cualquier reto.

Su reto es ser un gran líder y convertir a su equipo en excelentes profesionales que no dependan tanto de usted.

Otro punto importante, es tener presente que en la actualidad para hacer un buen equipo de trabajo no necesita tener a todas las personas en planilla, pueden subcontratar algunos servicios de personas o asociarse a empresas que complementen su oferta. Así que posibilidades existen muchas para dar ese paso y enfocarnos en las cosas más estratégicas del negocio. Usted como líder fundador de su empresa es el responsable de ir trazando ese camino y tener a la vista los pasos que debe seguir su equipo. Usted tiene el poder de que las cosas sucedan!


Ver comentarios