"Dejamos lo mejor para el final"
Enviar
“Dejamos lo mejor para el final”
El líder de Pearl Jam, Eddie Vedder, se “disculpó” así de sus 20 años de ausencia en suelo nacional, con un concierto histórico

Nada hacía pensar que el Estadio Nacional se iba a convertir en pocas horas en la casa de una de las bandas de rock más influyentes del mundo, símbolo de la época grunge de la década de los 90.
El orden imperaba y los fans se comportaban a la altura.
Era domingo 20 de noviembre, a las 8 p.m., para celebrar los 20 años de Pearl Jam.

Por primera vez en el país, escogieron una noche despejada que acogió a 30 mil espectadores a punto de vivir un concierto inolvidable.
A las 8 p.m. ya había tocado la banda punk Las Robertas, un buen ejemplo de las nuevas generaciones de músicos costarricenses de esta rama, con la particularidad de mayoría femenina.
A esa hora comenzaron los estadounidenses X Band que calentaron motores a un auditorio todavía por llenarse, sobre todo por la salida al escenario de Eddie Vedder, quien cantó junto a la agrupación su último tema.
Iban y venían unos fanáticos que recordaban esa época, quienes sin necesidad de Internet ni celulares sembraron la semilla del grunge y universalizaron un look de camisa de cuadros atada a la cintura.
Ellos fueron los que comenzaron con palmas a llamar a los de Seattle, y a las 9.30 p.m. en punto la energía explotó sin precedentes con “Go”.
Un escenario sencillo no fue problema para una banda que cree más en la música que en el mercantilismo. Más bien Vedder derrocha tanto carisma, tanto por su personalidad como por su voz, que no es necesario nada más.
Sin embargo, quienes estaban en graderías sí echaron en falta pantallas más grandes y nítidas.
Preocupado desde el principio de la seguridad de los asistentes, Vedder dedicó casi todas sus palabras en español. “Por favor, cuídense en la multitud, es lo más importante”, y después de 20 años “dejamos lo mejor para el final”, conmovieron a un público ya rendido a sus pies.
Muchos momentos álgidos tiñeron la velada como cuando interpretaron “Jeremy” a las 10.10 p.m., o “Even Flow”, con unos fanáticos que se ya eran parte de la banda, bailando, coreando y saltando.
“Daughter” fue otra de las más aplaudidas, entre éxitos y repasos a su carrera antes de hacer un primer cierre a las 10.45 p.m.
Todos los allí presentes sabían que el show continuaba y entre las que se hicieron esperar estaba la canción número 20, “Black”.
“Si les parece bien, vamos a seguir tocando”, dijo Vedder tras otro receso que se hizo largo pasadas las 11 p.m.
Jeff Ament al bajo, Stone Gossard a la guitarra, Matt Cameron a la batería y Mike McCready también a la guitarra acompañaron a Vedder hasta la medianoche, cuando se despidieron por todo lo alto, dejando, como siempre, con ganas de más.

Dámaris Ruiz
[email protected]


Ver comentarios