Enviar
Se acerca a los ¢650 mil millones
Déficit fiscal podría generar apuros en 2010
• Acciones futuras de Hacienda para cerrar la brecha tendrán efectos sobre las tasas de interés y el tipo de cambio

Wilmer Murillo
[email protected]

Dependiendo de cómo se actúe frente al problema, el déficit fiscal que se vislumbra de más de ¢600 mil millones podría poner de rodillas a la economía costarricense.
Para que Costa Rica conserve una relativa estabilidad económica es necesario que el déficit disminuya este año, siendo el control de gasto un tema urgente a tratar para estabilizar las finanzas públicas.
El punto fundamental es la fuente de financiamiento del déficit y su posible impacto sobre la economía, los mercados de valores y el desempeño de algunos fondos de inversión.
“Para frenar este desequilibrio, el Ministerio de Hacienda se verá en la necesidad de recortar gastos y de aumentar la recaudación de impuestos, lo cual limitaría la capacidad de la economía para recuperarse de la recesión”, dijo Víctor Chacón, director ejecutivo de la Cámara de Fondos de Inversión.
Si no se toman las medidas necesarias para disminuir el faltante, los inversionistas podrían exigir al Gobierno tasas de interés más elevadas para compensar el mayor riesgo.
“La posición del Ministerio de Hacienda en ese punto es que “la gestión de deuda no está afectando sustancialmente, por ahora, las tasas de interés”, según Jenny Phillips, ministra de la cartera.
Esto podría, sin embargo, desencadenar un círculo vicioso que ha conducido en el pasado a severas crisis a muchos países latinoamericanos en diversas ocasiones.
Después de seis años de acelerada expansión, la economía costarricense cayó en recesión, cuyos efectos plantean el reto de sufragar el déficit para los próximos meses.
“Somos conscientes de que nos llevamos un duro golpe en la recaudación y confiamos en que luego de salir de la crisis recuperemos la carga tributaria que traíamos”, adujo la titular de Hacienda.
Los países del norte de Europa alcanzan niveles de desarrollo humano muy altos, y con fuertes cargas tributarias y Costa Rica no puede pretender ser una nación desarrollada con las actuales cargas tributarias, dijo.
El país se encuentra sin embargo, en medio de una campaña electoral y en estas circunstancias se antoja muy complicado plantear una reforma tributaria.
Pero los gestores de fondos enfrentan un problema real en este momento. Las decisiones de inversión estarán supeditadas a la forma en que las autoridades resuelvan el déficit, lo cual puede implicar movimientos importantes en tasas de interés y tipo de cambio.
“Tiene que darse una moderación del gasto pues de lo contrario se desataría una espiral de deuda y tasas de interés”, dijo Fernando Estrada, gerente de Estrategia de INS Valores, Puesto de Bolsa.
La opción de poner impuestos no la considera viable debido a que cierra las posibilidades a un aumento de la producción. “Sobre el mercado de valores no vemos efectos debido a la caída de la inflación, pero una vez que la economía se estabilice veremos presiones sobre las tasas de interés que haría que el sector se prive de recursos”, señaló el experto.
Una posible depreciación del colón aumentaría el peso de la deuda, y podría comprometer la futura estabilidad de las finanzas públicas.
Según la estrategia que vaya a seguir el Gobierno, se generarán riesgos y oportunidades para diferentes tipos de fondos, lo que invita a estar atentos e interpretar las señales del Banco Central y del Ministerio de Hacienda durante las próximas semanas.


Ver comentarios