Enviar
Podría ponerles presión al alza
Déficit despierta dudas sobre intereses
Por ahora, presiones han estado determinadas por liquidez del sistema bancario

Las finanzas públicas con los datos de flujo de caja a julio muestran la acumulación de un déficit por ¢235 mil millones, en tanto que los ingresos por renta y aduanas continúan cayendo, si se compara la recaudación de 2009 con la de 2008.
Por ello el déficit fiscal está siendo considerado cada vez con mayor interés como un desequilibrio que pondrá presión sobre las tasas.
Junto con el resurgimiento de la demanda de dinero que podría traer aparejada la estabilización de la actividad económica, la necesidad de captación de recursos del público por parte del Ministerio de Hacienda, tras el creciente déficit presupuestario, serían elementos que podrían elevar los intereses, explicaron analistas consultados.
Los ojos de los inversionistas están posados en este asunto, al tiempo que las autoridades realizan esfuerzos para evitar que se convierta en un desequilibrio serio a mediano plazo, dijo Carmen Monge, analista de INS Valores Puesto de Bolsa.
Por ahora la situación fiscal no ha representado una presión sobre las tasas de interés, pero los analistas no descartan que ello pueda cambiar.
Los efectos por lo tanto, tampoco se han dejado sentir sobre la Tasa Básica Pasiva que condensa tasas de distintos intermediarios financieros, así como las del Banco Central y el Ministerio de Hacienda al plazo de cinco a siete meses. Durante 2009 el indicador ha tenido un comportamiento variable, pero lleva más de un mes en un 11,5%, recuperando la estabilidad que no se observó en los meses anteriores.
Las tasas de interés en moneda local están determinadas por la situación fiscal. Pero también por el nivel de liquidez en el sistema bancario nacional. En este sentido es cierto que los bancos poseen una menor liquidez en colones que podría provocar incrementos de la TBP en el corto plazo.
Por ahora, sin embargo, la caída en los ingresos tributarios muestra una estabilización de acuerdo con la menor caída económica.
El rumbo de las tasas de interés local es, por otra parte, un determinante del comportamiento del tipo de cambio; por ejemplo a través del flujo de capitales, ya que dependiendo del nivel de las tasas de interés fluyen más o menos capitales al país y se presenta dolarización o “desdolarización” de inversiones y por ende movimientos del tipo de cambio.
Sin embargo, la relación también se da en sentido contrario. Por ejemplo, en el tanto en que las expectativas de devaluación sean altas y el tipo de cambio se devalúe fuertemente puede frenar bajas de tasas de interés en colones por parte del Banco Central, quien no querría motivar mayor dolarización, dijo Monge.
En las subastas si hay poca demanda por adquirir bonos en colones ante apetito por la divisa, dificulta que caigan las tasas e incluso puede inducir un aumento. Sin embargo, como se observó en la subasta del lunes 7 de setiembre aún existe interés por las inversiones en colones y en algún momento las expectativas sobre el comportamiento del tipo de cambio podrían revertirse.
Por último, uno de los determinantes importantes de las tasas de interés es el nivel de inflación.
La caída en el crecimiento de los precios permitió que en mayo el Banco Central iniciara la reducción de las tasas de Central Directo con el fin de reactivar la economía e impactar otras tasas de mercado.

Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios