Decisiones financieras para “nuevos padres”
Enviar

La noticia de que pronto vendrá uno o más nuevos miembros de una familia siempre es gratificante, pero sin duda, es un golpe para el bolsillo que no estaba preparado.
El crecimiento de la familia significa volver a trabajar en el presupuesto y tomar decisiones difíciles, como dicen los ya experimentados en estos temas: “Te cambia la vida”, pero eso tiene que verse como algo positivo.

  • Comprar vs. alquilar Si la casa era pequeña o se vivía en un apartamento, ahora se piensa en un lugar más grande para acomodar a la familia. La pregunta es ¿Alquilo o compro? Si alquila, puede que sea más barato y además no estará atado a esa propiedad —además puede alquilar o vender su antigua propiedad—. Si compra, piense de una vez en el futuro, escuelas y colegios cercanos, así como que no le incomode su sitio de trabajo.
  • Deudas Piense en unificar deudas, buscar préstamos de tasa fija, que le permitan hacer pagos anticipados y así le den más holgura en su liquidez; un buen seguro de salud que le cubra las visitas al doctor y medicinas de sus hijos podría ser una buena inversión, principalmente en los primeros cinco años, cuando las enfermedades y accidentes caseros son seguros.
  • Guardería vs. niñera El costo de poner a los niños en una guardería puede ser muy costoso en especial si estos son muy pequeños. Por otro lado, una niñera certificada o una que salga de la familia (hermanos, abuelos, primos) puede ser muy beneficiosa para las finanzas, principalmente en los primeros dos años.
  • Ahorro tempranero Aunque parezca pronto, tener un ahorro desde el nacimiento del niño para sus estudios o cualquier otra meta es una buena idea, no tiene que ser mucho, pero solo imagine ahorrar unos $20 al mes por 15 años, ese sí sería un buen regalo de quinceañera, principal más intereses casi $5 mil.
Ver comentarios