Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



ACCIÓN


De tornado a llovizna

Luis Fernado Rojas [email protected] | Lunes 06 septiembre, 2010



De tornado a llovizna
Buen arranque le depara la victoria al Alajuelense

Con un arranque al ritmo de goleada que luego mermó y se convirtió en sufrimiento por la victoria, Alajuelense obtuvo ayer su sexto triunfo del torneo y comanda su grupo y el campeonato de forma solvente.
El gol de Marco Ureña, al min. 12, a pase de Kevin Sancho y dejando atrás a Cristian Montero y compañía puso el partido de color rojinegro. Luego, tan solo 13 minutos después, una acción de Diego Estrada, servicio dentro del área a Pablo Gabas quien se destapó con un zurdazo impresionante que dejó crucificado al arquero florense Iván García; para entonces, se preveía el peor de los presagios para el “Tin” florense.
José Sánchez se esforzaba en solitario, Esteban Ramírez y Carlos Hernández no eran de gran ayuda y Ledezma y Vargas flotaban en la ofensiva florense; por el contrario, una Liga bien parada atrás con Valle imponiendo respeto y Ureña en punta, buscando ser alimentado por Gabas, Estrada u Oviedo, parecían llevar al Alajuelense por el camino de una fácil victoria.
Gabas tuvo el tercero, tras inmejorable servicio de Sancho, pero lo desperdició y Herediano empezó a reaccionar.
Primero fue un tiro libre de Hernández que Alfonso Quesada apenas pudo desviar y luego, al min. 39, la penalitis se hizo presente en el juego: mano de Acosta, penal y Froylan convirtió, pero el árbitro Henry Bejarano dijo que se repitiera; lo hizo Ledezma de nuevo y lo detuvo Quesada; júbilo en el Morera Soto, pero dos minutos después mano, otra vez de Acosta y ahora sí Froylan la cambió de lado y dejó parado a Alfonso, 2-1 y final de la primera parte.
La complementaria fue otro cuento. Los cambios de Orlando de León, principalmente la llegada de Cristian Blanco y Bernie Solórzano le dieron más fortaleza al medio campo florense. La Liga cedió el balón apostando al contragolpe con Ureña, y los postes rojinegros, que también jugaron, salvaron una y dos veces a Alfonso Quesada.
Al min.79 tras un bomberazo de Quesada, Oscar Briceño no pudo, con su cabeza, introducir la pelota en la red rojinegra.
Ya sobre el final y cuando De León no tenía cambios, José Sánchez se lesionó y al min. 91, de bola muerta tras saque de esquina de Oviedo y mala marca de Blanco, Johnny Acosta repuso el penal que cometió con un cabezazo certero y un gol que maquilló y le dio tintes de solvencia a un marcador que bien pudo terminar en empate.

Luis Rojas
[email protected]