Enviar
De poder a poder
Con la serie empatada a dos, Thunder y Spurs pujan por adelantarse en final del oeste

El choque entre San Antonio y Oklahoma City, ha dado lo que prometió, una pelea entre los dos mejores equipos de su conferencia que no deparará ninguna tregua. Ambos han hecho respetar su casa y así mantener la lucha a dos victorias por bando tras cuatro juegos.
Hoy la serie vuelve al AT&T Center (7 PM. Hora Costa Rica), sede de los Spurs para un quinto juego, que de seguir con la tendencia sería ganado por los locales, pero la actuación de las tres principales fichas del Thunder, hacen dudar sobre ello.
Los 36 puntos de Kevin Durant el sábado, de los cuales la mitad fueron en el último periodo, más la actuación de Serge Ibaka con 26 unidades y la efectividad de Kendrick Perkins bajo el aro con nueve rebotes, muestran que tal vez el ímpetu cargado de ansiedad que afectó a Oklahoma en los dos primeros juegos, pudo ser superado.
Antes del juego tres el jueves, los Spurs mantenían un invicto de 20 partidos, que traían desde la temporada regular, ya han perdido dos al hilo, pero se debe tomar en cuenta que no fueron en su casa, por lo que la fortaleza del equipo de Greg Popovich, aún está intacta como sede.
Las “espuelas” tienen a su favor, que aún tienen dos juegos más en su casa y sus rivales solo uno, por lo que el Thunder está obligado a ganar al menos uno de esos choques para aspirar a clasificar a lo que sería su primera final de NBA en la historia.
“Cuando un jugador (Durant) que tiene talento encuentra su mejor inspiración en el ataque es muy duro y difícil poder contenerlo", declaró el escolta argentino de los Spurs, Manu Ginóbili. "Intentamos varias opciones que pudiesen cortar sus aciertos, pero nada resultó" acotó además el de Bahía Blanca, consciente de que enfrente tiene al mejor anotador de la liga.
Experiencia, efectividad y tranquilidad en los momentos de presión, son las principales armas con las que cuenta el banquillo texano, está por verse si logra imponerse a la explosividad, espíritu y hambre de sus contendientes.

Sergio Alvarado
[email protected]
Ver comentarios