Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


De Federación y Cogeneración

Humberto Pacheco [email protected] | Martes 31 mayo, 2011



TROTANDO MUNDOS
De Federación y Cogeneración

Apoyamos el impulso de La República por formar una federación con Panamá en la que ambos países conserven su identidad e independencia bajo un régimen de cooperación mutua que permita realizar proyectos muy ambiciosos. Panamá es un país con el que siempre hemos mantenido excelentes relaciones. Por su dinámica más expedita podría servirnos de acicate para realizar muchas cosas importantes que no podemos llevar adelante debido a una actitud aldeana. Como esto sería producto de un tratado abierto, podríamos obviar muchas leyes que impiden el progreso.
Comenzar por eliminar la necesidad de pasaportes sería inteligente. Esto se podría extender a abolir las aduanas, integrándonos en un verdadera mercado común. Lo cierto es que la economía y los problemas de Panamá son muy parecidos a los nuestros y no sería difícil homologarnos. Esto contrasta con Nicaragua, dictadura de opereta en donde un pavoroso desempleo azota injustamente a su población, lo que representaría una carga aún mayor para Costa Rica.
No habría mejor momento que ahora que la señora Presidenta está refrescando su gabinete con Ministros como Carlos Ricardo Benavides y Mario Zamora. Unos cuantos golpes de timón más y podría tener un equipo idóneo para este fascinante proyecto, y para carburar el país.
No podemos dejar de felicitar a Gineth Soto tras su gran esfuerzo por conquistar el Monte Everest. Esas grandes empresas no siempre llegan a un final feliz, pero abordarlas con coraje y sin tenerse lástima es la marca de los triunfadores. Desde que nos llegó la noticia de su enfermedad y el tratamiento con antibióticos supimos que la acometida había terminado. Por muy fuerte que sea una persona, y por mucho corazón que invierta en esas adversas condiciones, un tratamiento con antibióticos es debilitante y no rima con una aventura como ésta. Sí le sumamos la menstruación, ni que decir. Aún al cien por ciento la cosa es monumental. Menos de eso, imposible.
Tomar la dura decisión de retirarse fue la más sabia. La vida humana se preserva a toda costa y, aunque hubiera podido llegar hasta la cima, quedarse allá como un trofeo a su valentía no era una opción. Nuestra felicitación.
Es sorprendente lo que le cuesta a este país progresar. Leíamos que ya hay un alto grado de consenso en abrir un poco la puerta a las co-generadoras privadas de electricidad (además de las cooperativas y las municipalidades) para que apoyen al ICE en su titánica misión de mantener el suministro eléctrico sin interrupción hasta el 2018, año en el que Diquís talvez entre en operación. La cogeneración privada lleva una década o más sufriendo toda clase de oposición de parte de algunos empedernidos que hoy, cuando por fin ven la conveniencia de un accionar nacional conjunto no como una amenaza para el ICE, sino como una urgente necesidad nacional, cambian sus poses.
Es de apuntar que esa inversión costará muchísimo más que en sus orígenes y por tanto, la electricidad costará más cara. Cuando debieran estar renovando equipos, estarán comprándolos. Que triste y lamentable pérdida de tiempo y que ridículo el aumento autorizado, considerando las necesidades del país. Pareciera que de ninguna manera los generadores privados deben producir más que las cooperativas o las municipalidades, como si fuera un concurso que no deben perder las públicas o semipúblicas. The more the merrier!
Que lástima que hace casi una década no los hubiera inspirado el magistral discurso de José María Figueres en el 30º Aniversario de AMCHAM, hablando de un esfuerzo conjunto público y privado por un mejor futuro para Costa Rica.

Lic. Humberto Pacheco
[email protected]