Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



ACCIÓN


De Cachorros a leones

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 20 junio, 2016

Jake Arrieta lanzó juego perfecto la temporada pasada y sigue de buenas. David Banks-AFP/La República


Los ojos de la Gran Carpa están centrados en los Cachorros de Chicago, una de las tres franquicias mimadas de los aficionados al béisbol costarricenses, junto a Yanquis y Dodgers.
Después de clasificarse a los playoffs la pasada temporada, donde fueron barridos por los Mets de Nueva York en la serie de campeonato, el equipo del cotizado piloto Joe Maddon deslumbra en la presente campaña, como líder de la División Central del viejo circuito con números sorprendentes.
Los Cachorros suman un arranque de temporada mágico que de proseguir, podría cambiar radicalmente la vida de una Metrópolis, destinada al sufrimiento y sumida en la ausencia de títulos desde el siglo pasado, específicamente en 1908.
Asombrados por las marcas del equipo, los analistas que siguen a la franquicia, guardan sin embargo una preocupación.
¿Por qué los Cubs no podrían ser campeones?
“No es por ser los Cachorros (maldición de la cabra incluida); es por ser demasiado jóvenes, demasiado jóvenes para ser tan buenos; es un grupo de beisbolistas que bien pueden convertirse en leyendas”, dice Jack Start, uno de los analistas.
El temor se sienta en que de los diez jugadores de posición de los Cachorros, con más de 100 presencias en la caja de bateo, seis de ellos tienen 26 años o menos. La estadística narra que los equipos como estos no tienen temporadas como estas.
Le sucedió a los Marineros del 2001 con 116 victorias; a los Yanquis de 1998 con 114 triunfos y a los Bravos de ese mismo año con 106. Ninguno ganó la Serie Mundial.
Pero, como dato curioso, a los jóvenes de los Cachorros no les interesan esos números; es más, ni los conocen: Anthony Rizzo, Kris Bryant, Addison Russell, Jabier Báez, Jorge Soler e incluso el astro Jason Heyward que también tiene 26 años: los chiquillos de Maddon no saben nada de eso.
“Lo que saben es jugar béisbol de primera; todos son perfeccionistas y quieren ser grandes, muy grandes jugadores”, agregó uno de los veteranos del club, el receptor David Ross.
Como respuesta a lo dicho por un veterano, uno de los jóvenes, el inicialista Rizzo, respondió: “todo esto que está sucediendo, no sería posible sin los jugadores más viejos. En esto tengo que ser completamente honesto”.
¿Se podría pensar que es una especie de rara coincidencia que las jóvenes estrellas de los Cachorros, estén rodeadas de cuatro jugadores veteranos que ya ganaron la Serie Mundial?
John Lester, David Ross, John Lackey y Ben Zobrist guardan en sus joyeros el anillo de octubre.
Por eso, expresó el manager Maddon: “pienso que tenemos un buen balance aquí; tenemos chicos jóvenes que están aprendiendo a ganar. Pero tenemos jugadores veteranos que ya han ganado y que definitivamente los han mantenido en línea.
Entonces, el secreto de los Cachorros yace en una de las palabras favoritas de Maddon: balance. Esto es vital para ganar con tantos jugadores jóvenes, de ahí lo difícil de que los Cachorros se desplomen.