Davivienda invierte en centros recreativos para jóvenes en riesgo social
“Tenemos prioridad en desarrollar estos programas en aquellas comunidades con indicadores sociales que están debilitados”, dijo Ileana Rojas, gerente de Recursos Humanos de Davivienda. Esteban Monge/La República
Enviar

201603282002480.recuadro-2.gif
Unos dos centros recreativos para atender jóvenes y niños en riesgo social es lo que construirá Davivienda en conjunto con gobiernos locales y el Instituto Mixto de Ayuda Social.
Los centros se ubicarán en zonas de bajos recursos y de riesgo social, que aún están en estudio para elegir el lugar y la futura fecha de inauguración. Hasta el momento, se mantienen negociaciones con dos municipalidades: una ubicada en la región del Pacífico y otra dentro del Valle Central.
Con estos centros se pretende enseñar a niños, niñas y jóvenes de los seis a los 17 años, a aprovechar su tiempo libre con actividades lúdicas, culturales y artísticas.
“Tenemos prioridad en desarrollar estos programas en aquellas comunidades con indicadores sociales que están debilitados pero, sin duda, queremos hacerlo en comunidades donde el gobierno local esté comprometido con esta visión y quiera invertir en el tiempo libre de la niñez y juventud”, dijo Ileana Rojas, gerente de Recursos Humanos de Davivienda.
En general, estos centros tendrán cuatro espacios ideados para que los niños y jóvenes se diviertan aprendiendo.
El primero será una “ludoteca”, una sala donde los visitantes podrán jugar, leer cuentos, pintar y desarrollar su creatividad.
También habrá una sala con 24 computadoras para uso de los niños y jóvenes de la comunidad con acceso a Internet en las que se pueden realizar trabajos o tareas de escuela o colegio.
Además, contarán con una sala audiovisual donde se reproducirán películas con diferentes opciones todos los días.
Y por último, una sala llamada Expresión, donde recibirán clases de baile, teatro, títeres, entre otras actividades.
Los centros serán atendidos por dos profesionales, quienes estarán a cargo de operar el centro apoyados por voluntarios, trabajo comunal y personas que requieran hacer una pasantía.
El primero de ellos se creó en Guácimo de Limón, fue inaugurado hace dos meses y ha recibido hasta el momento a unos 400 niños y jóvenes.
“Con la apertura de este espacio, reafirmamos nuestro compromiso de impactar positivamente en la vida de las personas y de las familias”, agregó Rojas.
Está abierto de lunes a sábado de 9 a.m. a 12 m.d. y de 1:30 p.m. a 5 p.m.
En la primera visita, los menores deben ir acompañados de uno de sus padres, ya que deben firmar una autorización para que visiten el centro.
Estos proyectos forman parte de una iniciativa regional del banco, que nació en 2012 y opera con 36 centros en varios departamentos de Colombia y uno en Tegucigalpa, Honduras, inaugurado en 2014.
A través de Cultivarte, en 2015, se impactó a más de 52 mil personas en esos países y se han recibido 684 mil visitas de menores.



Ver comentarios