Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



ACCIÓN


¡Dar no, darse!

Redacción La República [email protected] | Viernes 27 mayo, 2011



¡Dar no, darse!

"Toda relación es una relación de dar y recibir. El dar engendra el recibir, y el recibir engendra el dar". Esta expresión de D. Chopra nos ayuda a comprender la cooperación que origina el éxito de muchas organizaciones. Ahora bien, ¿qué camino tomar cuando pese a "dar", las cosas no avanzan en el equipo?
Ante esa encrucijada, hay personas que dan con constancia pero que se frustran porque los resultados no compensan el esfuerzo. Enfrentan dos opciones: abandonar la causa o agregar al dar el darse. Es difícil ver grandes obras sin vincularlas a alguien que se entregó por completo a ellas. Incluso, hay casos de personas que se dan sin medida y que ni siquiera reciben una expresión de agradecimiento, pero disfrutan el aplauso más valioso, el propio, en silencio.
Si el compromiso supera el involucramiento y el darse al dar, no hay tiempo para esperar reconocimientos, lamentar inconvenientes o para esperar la plenitud de condiciones. Quienes se dan por el equipo no reclaman a los que no lo hacen, pues eso les distrae de su marcha; prefieren seguir avanzando y confiar en que algunos, poco a poco, se sumarán a la tarea.
Dar recursos está bien; pero darse es entregar tiempo adicional, perseverar sin descanso, concentrar energías y dejar el agotamiento "para otro día". No confundamos a los que dan por compromiso con los que se comprometen y se dan. Los segundos son casi obsesivos al perseguir el sueño de su equipo.
Paradójicamente, cuando se da algo esperando, el aplauso, este se aleja; cuando el obtener la medalla está por encima de los valores, ella termina en las manos de alguien más. Darse se basa en principios y en amor por lo que se trabaja.
Las personas que se dan, son agradecidas al recibir, porque saben que lo que se agradece tiende a multiplicarse. Son desprendidas y olvidan lo que dan para concentrarse en seguir entregándose a la causa de su organización.
Quienes se dan deben ser valientes: "En última instancia, el liderazgo es la fortaleza de las propias convicciones, la capacidad de soportar los golpes y de la energía para promover una idea", decía B. Bhutto, líder paquistaní que murió asesinada. También deben ser tolerantes, como advierte Unamuno: "No des a nadie lo que te pida, sino lo que entiendas que necesita; y soporta luego la ingratitud".
¿Está usted dando o dándose a su equipo?

German Retana
[email protected]