Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 9 Octubre, 2012

Cuna de líderes

Estoy segura de que usted tomó la decisión de leer esta columna hoy, porque comparte conmigo la inquietud de cómo tener más y mejores líderes en nuestra sociedad.
No solo he oído hablar de este tema en charlas entre amigos sobre el sector político nacional e internacional, del sector empresarial y del académico. Para contestar esta inquietud normalmente nos preguntamos si los líderes nacen o se hacen y por supuesto podemos argumentar horas sobre el tema.
Sabemos de muchos líderes en la historia que su formación y vida terminaron de forjar lo que en apariencia consideramos fue natural.
Ahora bien, qué pasaría si le digo que aunque he asistido a seminarios y programas de liderazgo, nacionales e internacionales, todos muy buenos; ninguno ha sido como el programa de Coaching que acabo de llevar aquí en Costa Rica por Coach Corp.
Le cuento: ...hace unos meses una gran amiga me venía insistiendo que participara de este tal programa de “coaching”.
Lo primero que hice fue sacar mi acostumbrado maletín de herramientas para negarme la oportunidad; excusas que todos conocemos bien. De mi mente salió un “disk jockey” con las mismas canciones de siempre: “que pereza, no tengo tiempo, no lo necesito, ya he ido a muchos, ¿yo?, ¿otro curso de liderazgo?”
Finalmente tomé la decisión de ir al primer nivel del programa llamado “Discovery”.
No tengo palabras para decirle lo que logré descubrir; terminé absolutamente convencida de que siempre hay espacio para conocerme mejor y que es absolutamente necesario para poder seguir creciendo.
La palabra coaching se deriva de un vocablo inglés que significa “carruaje”, por lo tanto su significado elemental es “transportar a una persona desde donde está hasta donde quiere llegar”.
Es curioso que en otras áreas del desempeño humano se utilicen entrenadores capacitados que ayuden a mejorar los resultados; el más conocido por todos es el deporte.
El coaching lo ayuda a conocerse a sí mismo. Desarrolla las herramientas para las relaciones interpersonales. Puede identificar lo que específicamente quiere alcanzar y descubrir la forma más rápida y efectiva para hacerlo. Esa es la labor del entrenador personalizado o “coach”; lograr favorecer el camino entre la conducta y los resultados actuales, y la conducta y los resultados esperados, alineando la persona con la visión de la organización o sus metas personales.
Una gran mayoría de empresas (Fortune 500) hoy implementan el Coachin Ejecutivo, expresidentes de naciones como México y Estados Unidos lo llevaron.
Hoy quiero dejarle dos propuestas:
a. Si quiere lograr sus metas y ser mejor, ¿qué puede perder al iniciar el proceso? Mejor aún, el programa existe en Costa Rica. Y b. Desarrollemos un programa de coaching en una Universidad para los profesores y los alumnos como plan piloto y podemos lograr tener nuestra primera cuna de líderes. Estoy segura de que coincidimos en que son cada día más necesarios.

Mónica Araya
[email protected]