Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Cultura urbana en torno al Estadio Nacional

| Martes 01 febrero, 2011


Cultura urbana en torno al Estadio Nacional

La ubicación del Estadio en la Sabana es correcta bajo principios urbanísticos que fueron aportados. En la prensa nacional expresé no solo el apoyo a la ubicación sino la urgente necesidad de impulsar paralelamente una serie de temas como el transporte, estacionamiento, seguridad, emergencias y el Parque La Sabana, aspectos analizados en la Comisión de Ingenieros y Arquitectos que se conformó para acompañar y asesorar el proceso constructivo de la obra.
A pesar de cumplirse con los requerimientos de estacionamiento en las instalaciones del nuevo estadio es fácilmente entendible que la cantidad de vehículos que puede atraer esta instalación podría dar al traste con la Sabana y con la tranquilidad de los barrios adyacentes. De allí la necesidad de ser firmes para no usar la Sabana para este fin. Ni siquiera debe pensarse.
Debe estudiarse un plan de restricciones al parqueo en las vías públicas, los espacios disponibles en algunas otras, impulsar parqueos en las inmediaciones, pero fundamentalmente establecer una coordinación con los operadores de transporte público para trasladar al mayor número de aficionados posible desde diferentes puntos geográficos.
Urge hacer entender a los asistentes que la Sabana, con protección o sin ella, no es el parqueo del estadio, so pena de graves multas. Este parque requiere además mantenimiento, nueva iluminación, paseos para los peatones y servicios internos como parqueos para bicicletas.
Incidentes y accidentes pueden darse en el Estadio. La seguridad interna y la fluidez del tránsito en las vías principales deben prever siempre una eventual emergencia y poder trasladar a los necesitados a los centros clínicos y hospitalarios más cercanos.
Costa Rica tiene una población educada, aunque estamos expuestos al vandalismo, la suciedad y la chabacanería. El Estadio requerirá una identificación cultural de parte de todos para cuidarlo y exponerlo como una obra propia, si bien donada por el Gobierno chino. La calidad de sus instalaciones, sus acabados y su proyección a futuro, como hito urbano de primer orden, requieren el cuidado de la población y sus administradores. La figura administrativa debe tener competencia absoluta e idoneidad suficiente para llevar a cabo la difícil tarea de hacer autosuficiente la nueva edificación y cumplir con los temas mencionados como un todo.
El Estadio se inaugurará sin este tipo de medidas y otras similares. Esperemos que esta disposición no implique perder la oportunidad de impulsar una cultura urbana en torno a esta joya arquitectónica, que viene a engalanar a esta maltratada Capital. Cuando al costarricense se le educa y orienta, él responde. Las autoridades tienen la competencia y obligación de hacerlo.

Eduardo Brenes Mata
Arquitecto, Diseño Urbano