Enviar
Jueves 10 Mayo, 2012

Culto a la verdad y a la justicia

El comentario del 5 de mayo en LA REPUBLICA, sobre un artículo del suscrito publicado anteriormente en el citado medio, coincide con manifestaciones de una pequeña minoría del movimiento Renacer que ataca a Convergencia Calderonista por su fundamentada lucha en favor del expresidente Rafael Angel Calderón Fournier.
Sin embargo, apreciamos la ocasión para reiterar las razones éticas y morales que sustentan nuestro empeño. Durante mucho tiempo, una poderosa e inmisericorde persecución ocultó la verdad, confundió a un sector considerable de la ciudadanía y amedrentó a otros que abrazaron a toda prisa la bandera del oportunismo.
Repudiamos los actos deshonestos cometidos en torno al Proyecto Finlandia. Pero, con igual firmeza, defendemos la ejecutoria profesional del Lic. Calderón Fournier en beneficio del convenio, casi una década después de concluir su mandato presidencial.
Costa Rica adquirió equipo médico de primer mundo que funciona extraordinariamente bien en hospitales de todas las provincias, con un precio justo y financiamiento sin intereses a diez años plazo.
La entrega de dádivas por parte de un empresario particular y la recepción de las mismas por parte de funcionarios públicos, configura un delito deleznable a la luz del ordenamiento jurídico y, por supuesto, de los postulados socialcristianos. No obstante, la realidad demuestra que don Rafael Angel no cayó en ninguno de los dos abismos.
Consideramos que estos actos de corrupción se han manipulado en procura de la destrucción política del expresidente y del Partido Unidad. No inspira confianza un proceso judicial irregular, sometido a una tremenda presión mediática y anegado por un ambiente de linchamiento que aún persiste.
Como líder político y Presidente de la República, don Rafael Angel ha honrado siempre el legado de sus ancestros y su deber con el bienestar y el futuro de la Patria.
Como jefe de la oposición, contribuyó en todo momento con la gobernabilidad, apoyando proyectos de conveniencia nacional. En su condición de diputado, impulsó la ley que hoy permite que 100 mil ancianos reciban una pensión del Régimen no Contributivo.
Estableció el Bono Gratuito de la Vivienda y gracias a esa institución, 300 mil familias disfrutan de casa digna. En los años 92 y 93 se obtuvo el crecimiento económico más alto del continente y, al final de la Administración, con los índices de pobreza más bajos de la historia nacional, la ONU le otorgó a Costa Rica el primer lugar en Desarrollo Humano de América Latina.
No se puede ocultar ni negar este desempeño sin caer en la mezquindad o en la ignorancia. Rendimos culto a la verdad y a la justicia.

José Bernardo López Trigo