Enviar
Sábado 7 Julio, 2012


La Sutel, creada para regular la industria, aún no termina de acomodarse

Cuatro años de “apertura” en telecomunicaciones

El 30 de junio de 2012 se cumplieron cuatro años de la entrada en vigencia de la Ley General de Telecomunicaciones, N°8642, que abrió una parte importante de la industria a la competencia. Los resultados son tenues. Veamos.
La Sutel, creada para regular la industria, aún no termina de acomodarse. Primero, no empezó bien según el editorial de un diario nacional.
Segundo, pifió en calcular el tamaño óptimo del mercado de telefonía móvil, lo que derivó en que solo dos empresas se interesaron en la subasta de espectro.
Tercero, sobre calidad, la Sutel aún no esta resuelta. Como ejemplo, esta publicó en La Gaceta (el 8-05-2012) la “Contratación de una empresa que realice la revisión, actualización y definición de las condiciones de medición de los parámetros de calidad de los servicios de telecomunicaciones, establecidas en el Reglamento de Prestación y Calidad de los Servicios”.
¿Sobre cuáles bases técnicas indemnes, entonces, ha estado la Sutel emitiendo resoluciones sobre calidad de las redes de telecomunicaciones?
Cuarto, el nivel y la subejecución del presupuesto de Sutel es destacable. Según el oficio 129-SUTEL-SC-2012, del 15-02-2012, la institución ejecutó solo el 56,5% en 2010 y 2011. Así, entre 2009 y 2011, acumuló un superávit de ¢7.323 millones. Para 2013, no obstante, solicitaron en el Proyecto de Cánones sometido a la Contraloría General de la República, ¢6.647 millones.
¿Cuál es el objetivo de esta política de subejecución de presupuesto? ¿Para qué continuar cobrando cánones relativamente altos a las empresas, si no se requieren, según las cifras de los estados financieros?
Quinto, la Sutel inició diseñando (y sigue), desacertadamente, un conjunto de políticas que en la práctica parecen estrujar a los café Internet. Esto es irónico, pues ese es de los pocos mercados en que sí existe competencia efectiva. Finalmente, los cambios en el Plan Nacional de Atribución de Frecuencias son perennes.
¿Los resultados? El desempeño de la industria, en términos de competencia efectiva y disminución de la inequidad digital, es deficiente para nuestro nivel de desarrollo.
La solución para mejorar este desempeño, no obstante, no son las siguientes. Primero, incrementar excesivamente las tarifas de las telecomunicaciones. Promocionar la competencia basada en precios encubre, generalmente, prácticas anticompetitivas indeseables, casi siempre difíciles de detectar y con resultados ruinosos.
Segundo, difícilmente el camino sea la implementación de “paquetes”, los cuales tienen como desventaja principal ocultar el costo de cada servicio por separado.
Tercero, la portabilidad numérica por sí sola no va a motivar la competencia efectiva. Estos procesos, para que tengan éxito, han tomado de cinco a diez años alrededor el mundo. Sí creo, empero, que la competencia en redes —en todo el país— debería contribuir a lograr los objetivos de más competencia efectiva y menos desigualdad digital.

Gilberto Arce
Economista