Cuatro aliados árabes de EE.UU. se apresuran a aislar a Catar
Emiratos Árabes Unidos y Egipto dijeron que suspenderían los viajes aéreos, marítimos y terrestres hacia y desde Catar. Bloomberg/La República
Enviar

Cuatro aliados árabes de Estados Unidos encabezados por Arabia Saudita prosiguieron con sus planes para aislar a Catar en una escalada sin precedentes diseñada para castigar a una de las superpotencias financieras de la región por su apoyo a grupos islámicos y vínculos con Irán.

Las acciones de Catar registraron la mayor caída desde 2009, después de que Arabia Saudita, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos y Egipto dijeron que suspenderían los viajes aéreos, marítimos y terrestres hacia y desde el miembro del Consejo de Cooperación del Golfo. Arabia Saudita prohibió inmediatamente que los aviones de Catar aterricen en el reino y dijo que prohibirá que usen el espacio aéreo saudí.

La crisis enfrenta a algunas de las naciones más ricas del mundo en una lucha de poder por el dominio regional. Su objetivo es un país con una población más pequeña que Houston, pero con un fondo de riqueza soberana que tiene participaciones en compañías globales que van de de Barclays Plc a Credit Suisse Group. También es sede del puesto de avanzada de CENTCOM, el mando central del ejército estadounidense en la región.

Aunque es poco probable que la escalada de restricciones afecte las exportaciones de energía desde el Golfo, amenaza con tener efectos de largo alcance en Catar y aumenta el riesgo político para Oriente Medio, en donde ya se libran guerras en Siria a Yemen. El secretario de Estado Rex Tillerson dijo que Estados Unidos está dispuesto a ayudar a desactivar la tensión.

"No es del interés de Estados Unidos que el Consejo de Cooperación del Golfo se desintegre, eso sería muy desestabilizador en una región que ya es muy inestable. Hay límites para que Estados Unidos apruebe tácitamente el tipo de presiones que se están aplicando", dijo Allison Wood, analista de Control Risks en Dubái.

La primera respuesta de Catar fue un tono desafiante. El Ministerio de Relaciones Exteriores calificó a las acusaciones de "sin fundamento" y dijo que formaban parte de un plan para "imponer la tutela del Estado, que en sí misma es una violación de la soberanía".
Los saudíes también acusaron a Catar de apoyar a los "grupos terroristas respaldados por Irán" que operan en la provincia oriental del reino, así como en Bahréin.

Los cinco países clave involucrados en la disputa son aliados de Estados Unidos y Catar ha comprometido US$35 mil millones para invertir en activos estadounidenses. La Autoridad de Inversiones de Catar, el fondo de riqueza soberana del país, planea abrir una oficina en Silicon Valley.



Ver comentarios