Cuarta revolución industrial reta competitividad del país
Enviar

La cuarta revolución industrial vino para quedarse y Costa Rica debe asumir una serie de retos en materia de infraestructura, innovación y competitividad, pero sobre todo, en capacitación del talento humano.

Este cambio predice el desarrollo en la inteligencia artificial, robótica, nanotecnología e impresión 3D y provocará la pérdida de empleos innecesarios o superfluos, pero al mismo tiempo, abrirá la oportunidad para nuevas plazas.

“Es urgente que se asuma una serie de retos a nivel mundial para las futuras generaciones de lo que encontrarán en el mercado laboral, las habilidades profesionales y blandas. Entre las áreas de mayor impacto de esta revolución se encuentra la educación y con ello, el principal reto que enfrentarán todos los países es su transformación para hacer frente a estos cambios”, aseguró Vanessa Gibson, gerente de Clima de Inversión de Cinde.

Las carreras que tendrán más demanda son las de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas; por eso es necesario poner mayor énfasis en desarrollar a profesionales técnicos y universitarios en estas áreas.

Además, la reconversión de carreras o la creación de otras acordes con las exigencias del mercado, ayudará a enfrentar de una mejor manera este tema.

De no avanzar hacia el cambio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró que la robotización de esos sectores de la economía desplazaría más de 7 millones de empleos en las 17 economías más importantes del mundo hasta 2020.

Sin embargo, los economistas de ese organismo reconocen que se crearán 2 millones de nuevos empleos en las áreas de computación, ingeniería, arquitectura y matemática.

“Hemos hecho esfuerzos desde hace años en educación y la cuarta revolución tecnológica debe verse como una enorme oportunidad, pero está en manos de las instituciones de educación y del Gobierno tomar los pasos necesarios para que se aproveche esta ola de modelo tecnológico”, mencionó Jorge Sequeira, director ejecutivo de Cinde.


Reacciones

Los representantes de las diferentes cámaras y de la Fundación Omar Dengo recomiendan invertir más en educación técnica y en idiomas.

Francisco Gamboa
Director ejecutivo
Cámara de Industrias

El Ministerio de Educación Pública y el INA deben ajustar sus programas hacia la educación técnica y hacerlos compatibles con la preparación del talento humano ante la llegada de la cuarta revolución industrial.

Leda Muñoz
Directora ejecutiva
Fundación Omar Dengo

La cuarta revolución industrial crea una sociedad en la que la frontera entre el mundo físico y digital se desdibuja y hay dos maneras mediante las cuales hay que prepararse. La primera, es con el conocimiento apropiado de las tecnologías digitales y la segunda, es cómo premiar a otras competencias, que se han llamado como las del siglo XX, relacionadas con la capacidad para resolver los problemas, el pensamiento lógico y la innovación.

Eugenio Quirós
Director ejecutivo
Azofras

Costa Rica está en la encrucijada de realizar transformaciones en áreas tan variadas como la formación técnica/académica y laboral, el fomento de espacios de colaboración multidisciplinaria, el desarrollo de habilitadores digitales, la robótica inteligente y el desarrollo de nuevos instrumentos financieros para apoyar a las empresas en la adopción de nuevas tecnologías, por eso hablaremos de estos retos en el IV Congreso Nacional de Zonas Francas que se realizará en el Hotel Real Intercontinental en setiembre.

 


Ver comentarios