Logo La República

Sábado, 22 de enero de 2022



NOTA DE TANO


Cuando impera el reino de la mediocridad

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Lunes 13 diciembre, 2021

Oscar Duarte, hundido con el Levante

Si este Apertura se hubiese jugado como el último Clausura, el Herediano que fue el mejor equipo de la fase de clasificación, líder e invicto en 13 juegos, ya hubiese perdido el campeonato. Una mala noche frente al Saprissa, en la que perdió 3-0, hubiese sido suficiente para alejar al Team de la corona.

Estas ocurrencias de los asambleístas, apoyadas por la Unafut, son las que tienen a nuestro fútbol lanzado a la decadencia. Como un paréntesis, debo decir que después de observar los juegos de vuelta de las semifinales de segunda división, entre Puntarenas-Liberia y Barrio México-Marineros, es fácil, pero a la vez decepcionante, comprobar que nuestro fútbol está en la calle. Los jugadores de estos equipos fueron incapaces de hacer tres pases seguidos durante 180 minutos de un pésimo fútbol.

Inundados de mediocridad en la dirigencia y en la cancha, no observamos por ninguna parte que los dirigentes acuerden medidas de fondo para sacar a nuestro fútbol del abismo.

Lea más: Dos clásicos jugados para atrás

En la cima de la clasificación se repite el libreto de que a un equipo le bastan un par de buenos partidos para ganar la corona y en la zona de descenso, es tal la mediocridad que impera, que un equipo como Pérez Zeledón, que estaba hundido en el último lugar, le bastó ganar un partido para saltar del puesto 12 al noveno.

Usualmente se clasifican los tres grandes, que empiezan un torneo nuevo con cero puntos en la segunda fase. Por ahí se les mete un intruso, el Santos, que se queda estacionado en la semifinal.

Otros siete equipos vegetan entre la mitad de la tabla y su parte baja, con decenas de oportunidades para no descender.

Ha sido imposible aprobar el descenso de dos equipos por temporada. Los representantes acomodados no aceptan este acuerdo y eso nutre de mediocridad la zona de descenso.

En España por ejemplo, faltan 22 fechas para que termine la Liga y la zona de descenso es un infierno, repleta de competencia y dramatismo.

Lea más: Asamblea de Clubes: cáncer de nuestro fútbol

Elche, Granada, Alavés, Cádiz, Getafe y el Levante donde juega Oscar Duarte, bregan cada jornada por tratar de salir del abismo, porque son tres los que descienden y no hay tiempo ni espacio para vegetar, como en Costa Rica.

Alguna esperanza de que esto cambie: ninguna, mientras el poder lo tengan los representantes de los equipos.

Con un Luis Antonio Sobrado como presidente de la Federación de Fútbol, esto se cambia en media hora, pero, con lo que tenemos ahora….

gpandolfo@larepublica.net


NOTAS ANTERIORES







© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.