David Gutierrez

Enviar
Martes 19 Febrero, 2013

Lo que sobran son ideas buenas, lo que necesitamos es negociación, esfuerzo y palanca política para implementarlas


¿Cuáles son las propuestas más notables?

El informe presentado por la Comisión de Notables el pasado 17 de enero identificó las reformas indispensables para lograr una mejoría sustancial en el funcionamiento del Estado y en la calidad del sistema democrático.
La mayoría de las propuestas de la Comisión son muy acertadas. Se trata de un excelente esfuerzo para poder agrupar, en un solo documento, mucho del trabajo pendiente en materia de gobernabilidad.
Algunas de las recomendaciones más valiosas se orientan a permitir un mejor funcionamiento de la democracia de las mayorías, para facilitar la transferencia de la autoridad popular confiada a los gobernantes en las urnas.
Democracia significa “poder (kratos) del pueblo (demos)”. Ese poder se ejerce mediante el voto. Sin el respeto por la voluntad de las mayorías, una democracia no funciona.
En materia legislativa la Comisión de Notables propone restringir los tiempos para defender mociones de fondo (20 minutos en total por fracción) y para la discusión general de los proyectos (cinco minutos por diputado). Debe quedar claro que una cosa es discutir, otra cosa es bloquear. Agilicemos la actividad legislativa. Dejemos votar.
Otra propuesta digna de implementar es reducir el número de diputados necesario para el inicio de la sesión legislativa y eliminar el quórum durante los debates.
Hoy, quienes se oponen a la votación de determinados proyectos usan ambos mecanismos como técnicas de sabotaje legislativo. Además, en esta época no se requiere estar sentado en la curul legislativa para enterarse de los distintos argumentos acerca de un proyecto de ley.
Es igualmente muy rescatable la propuesta de garantizar un plazo preferencial de tres meses a un proyecto prioritario seleccionado por cada fracción legislativa.
Finalmente, los notables recomiendan la reelección consecutiva de diputados, lo que sería muy beneficioso para el país, pues se crearía una verdadera carrera parlamentaria basada en la continuidad y la experiencia.
En relación con otros temas, se propone la eliminación de las juntas directivas de las instituciones autónomas y en su lugar nombrar un Presidente Ejecutivo. Además, se propone reorganizar los órganos desconcentrados para fortalecer la gestión ministerial. En las instituciones con órganos adscritos, no se logra ejercer una dirección jerárquica efectiva. Se ha depreciado el puesto de Ministro en beneficio de “órganos” dentro de ministerios y, con ello, la gestión se ha empantanado.
La Comisión propone buscar mayor uniformidad en materia de remuneraciones en el sector público, donde existen serias distorsiones y distinciones injustificadas entre funcionarios que realizan trabajos equivalentes. Además, se premia la antigüedad, con lo que se desincentiva a, y se dificulta la contratación de, empleados nuevos.
El Gobierno debería priorizar las recomendaciones y enfocar su último año en la aprobación de las más importantes. Lo que sobran son ideas buenas, lo que necesitamos es negociación, esfuerzo y palanca política para implementarlas.

David Gutiérrez
[email protected]