Enviar

Las brechas educativas son injustificables en un país como el nuestro. La educación será siempre la clave para superarnos como personas y como sociedad


Crisis educativa debe enfrentarse

Los esfuerzos que realizan y que emprenderán las universidades públicas por cerrar, aunque sea un poco, la brecha educativa, pone de relieve que puede haber formas de empezar a tratar el grave problema.
Bienvenida la buena voluntad de estos centros de enseñanza superior.
La forma en que se llevan a cabo estos programas y estrategias para dar una contribución a que mejore la calidad de la educación en algunos colegios y las posibilidades de cupo o acceso a una universidad pública de sus estudiantes, se detalla muy bien en una nota de este medio ayer.
Podemos resumirla diciendo que profesores de la UCR se ofrecen para diseñar y aportar a un plan destinado a dar formación adicional a algunos colegios con miras a lograr una mayor equidad entre estudiantes procedentes de los diferentes centros educativos a la hora de aspirar a su ingreso a una universidad pública.
Para nadie es un secreto que la mejor formación que reciben muchos estudiantes en ciertos colegios privados los pone en mejores condiciones de ingresar a los centros de educación superior públicos.
Para desarrollar esto, que el actual rector de la UCR considera su principal proyecto, se buscará llegar a acuerdos con el ministerio del ramo, desde luego.
Esperamos que esto pueda tener una buena acogida puesto que más bien pareciera que es ahí, en ese ministerio en donde debió surgir la iniciativa.
De todos modos, lo importante es que se inicie un movimiento que pueda ir creciendo y lleve a mejorar la calidad de educación que reciben todos los estudiantes en el país.
Esto es algo que Costa Rica no puede posponer más. La educación será siempre la clave para superarnos como personas y como sociedad.
Las brechas educativas son injustificables en un país como el nuestro que se precia de contar con una población bien educada, como su principal característica para enfrentarse al competitivo mundo actual.
Por su parte, la Universidad Nacional agrupa a los postulantes a ingresar a ella en varias categorías: privados, públicos, públicos rurales, nocturnos y de zonas de bajo desarrollo.
Su estrategia consiste en que a los dos últimos grupos les asigna un porcentaje adicional que les garantiza más probabilidad de ingreso a ese centro educativo.
En el caso del Instituto Tecnológico, este reserva el 10% de la matrícula de nuevo ingreso de todas las carreras, a los estudiantes provenientes de colegios públicos y a los provenientes de un distrito de bajo índice de desarrollo social.


 

Ver comentarios