Enviar

Nadie puede estar 100% preparado para una crisis, pero sin duda, es mejor tener una idea de posibles caminos, a improvisar sobre la marcha en una emergencia.

[email protected] relacionistas públicos son los profesionales mejores preparados para la preparación y asesoría en caso de una crisis. Hay marcas que con tiempo y planificación preparan a sus voceros y desarrollan sus manuales de manejo de crisis en el que existen protocolos y mensajes claves estructurados para hipotéticas situaciones que podrían suceder.

Acá una pequeña referencia a nivel de posicionamiento de marca en el tema United: https://www.nytimes.com/2017/04/17/upshot/how-much-would-people-put-up-with-to-avoid-united-airlines.html?_r=0

Nunca está de más analizar la probabilidad y el impacto de escenarios que podrían crear un desbalance en nuestra normalidad como empresa y marca. A veces puede parecer hasta risible que analicemos qué pasaría si el jefe se muere, pero sin duda todo afecta a alguno de nuestros públicos de interés.

Es importante que, con la inmediatez de las redes sociales, se trabaje y piense bien las respuestas, manifiestos y mensajes claves para que, más allá de que salga RÁPIDO Y YA, sean [email protected] a las audiencias y posibilidades reales de la marca y no cometer el error de un mensaje contraproducente y como dice el dicho: “salga peor el remedio que la enfermedad”.

Pura vida.
 

Ver comentarios