Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Crímenes Mayores… o Caso Cerrado

Iris Zamora | Lunes 25 septiembre, 2017


Desde Moncho…

Crímenes Mayores… o Caso Cerrado

El título de esta columna obedece a una serie de TV en el canal 212 (TNT) de IPtv del ICE. Me encanta. Su personaje principal es inusual. Se trata de la Jefa de un recinto policial, Brenda Johnson. Aunque los guionistas no se salen de los estereotipos de Hollywood sobre detectives y villanos, tiene una estrategia para resolver los crímenes, muy interesante Quiero compartir con ustedes la trama…

Siempre es importante el contexto, en cine dirían, la ambientación…

Los efectos del huracán Préstamos Express, y el Terremoto Cemento Nacional, ambos grado 7 y 9 han afectado a la población. Incluidos partidos políticos y a los políticos víctimas de la trama, además que ellos ponen su clásico ingrediente de las campañas electorales propias de países subdesarrollados… Quizá algún psicólogo ayude a comprender por qué todo cambia, menos ellos.

Cada día que pasa, una nueva fotografía, un nuevo amigo o amiga del Importador, que se transformó en el coco de los cuentos antes de dormir. En medio de la “cobertura” con anónimos que se suponía que no se publican por algún principio ético, nos encontramos con historias de la cripta.

El tema no acaba, sino como decimos en Moncho, más bien arrecia… Es como si alguien con poder e influencia llamara a las salas de redacción, pidiéndoles a periodistas que no se distraigan, que aunque lluevan vientos huracanados o tiemble en exceso, no suelten el dedo del computador u ordenador. Que no apaguen micrófonos, ni cámaras de TV. Implorándoles con algo de enojo que “ataquen”, “ataquen” “ataquen”… ante el asombro de alguno, le sugiere que mejor hable con sus jefes. Se niega. Le pide que lo haga “como cosa de él” (del redactor) para que parezca “auténtico” interés del medio, para que tenga credibilidad.

El propósito final es acabar con la popularidad de… ¡quien sea!… El verdugo, investido por alguna divinidad puede convocar testigos futuros o pasados, a su Guantánamo personal, continuar con sus pesquisas, más allá del recinto habitual. Él sabe que este es su momento, que está en la cresta de la ola. Esta es la ocasión, se la pintaron calva, o al menos casi calva…

Es así como banqueros salen del sótano del inquisidor, pasada la medianoche, entre la neblina y el frío de la ciudad, temiendo que una cámara los descubra, o haber sido grabados. No imaginaron encontrarse periodistas, políticos, exjueces, abogados, diplomáticos, o exdiplomáticos recibiendo instrucciones. Deben mostrar lealtad a él. Él los recomendó, él no les ha pedido nunca ningún favor. Los necesita ahora… Apela a la emoción, a la sanción ejemplarizante que él diseñó. Es experto en el uso del sable para degollar. Howard Hoover lo habría hecho igual…

Donaciones de campañas con promesas de devolución, diputaciones planeadas dos años atrás, de pronto, ¡fallidas!… caballos, vinos, vuelos privados, presentación de posibles inversores, visitas a la “cochera” de los aviones… timbres y nudillos tocando puertas que se abren aceitadas, sin chillidos…

Hay que involucrar a figuras de otros poderes. ¿La presa?... ¡algún controversial! Hay que demostrar que es una red de influencias. La gente quiere saber si hay más. La gente necesita creer que hay más. La gente fue contagiada con su sed de sangre.

El miedo, al igual que en el memorándum, hay que propagarlo. Los que suelen concurrir a hangares, yates de pesca de pez vela, mansiones en la playa, cumpleaños en aforos de lujo extremo, todos deberán revisar sus últimos “selfis”. Nadie estará tranquilo. Es el clima que le gusta.

¡Que tiemblen, Jack bajó de nuevo a la tierra! Solo que esta vez no es tan bello, y su frondosa cabellera, solo es un remedo de pelos sujetados por alguna gomina barata. Le gusta ostentar su “austeridad”…

Convocará de nuevo; si llegan a no responder preguntas, argumentando que están en investigación, los mostrará culpables. Lo que importa son los titulares pactados.

La verdad es solo un accesorio. Los juicios no serán en estrados judiciales, fueron sustituidos por la Opinión Publicada… Entonces alguien pregunta: ¿Faltan actores?... ¿Y quiénes mueven los hilos, los que no se ven bajo la nube de ese polvo gris que empieza a impedir ver el todo?... El Poas, el Irazú y el Turrialba se han volcado sobre la ciudad…

No responde, pero se intuye. Los que cuentan fajos de bonos. Los que viven de los intereses, los que defienden el negocio en exclusiva. ¡Están a salvo ¡Sus bufetes no serán tocados, ni sus bóvedas o sus conexiones. Jack tiene todo bajo control… aparentemente
La Jefa de la policía Brenda Johnson (Kyra Sedgwick) de Caso Resuelto, mira su mesa de trabajo. Las luces de la oficina se van apagando, da un vistazo final a su flujograma… ¡es inapelable!; mientras observa fotografías, flechas, asteriscos, puntos discontinuos, horarios, personajes, eventos… extiende los brazos para recoger a su viejo gato, que se frota contra sus tobillos… La Jefa solo sonríe… ¡descubre la trama!... ¡los tiene!

Así termina el maratón de Caso Resuelto —TheCloser— el domingo casi a las 7 pm. Continúa luego Major Crimes (Mary Mc Donnell)… tantas horas viendo tele, merece al menos un pedazo del recién horneado queque con un aromático café…, al menos mientras decidimos si continuaremos viendo a Provenza, Andy, Tao y Julio,… ya les contaré cómo continúa la trama, solo que será la de Crímenes Mayores.