Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Crédito muestra recuperación

Oscar Rodriguez [email protected] | Martes 24 mayo, 2011



Actividad empieza a crecer después de tres años de caída libre
Crédito muestra recuperación

Préstamos para vivienda son la apuesta para reactivar el sistema nacional
Empresarios piden mayor colocación de recursos en su sector para impulsar la economía y el empleo
Tras pasar uno de sus peores periodos, en los últimos tres años, la colocación de crédito para el sector privado comienza a salir del bache.
El repunte, tímido en el segundo semestre de 2010 cuando inició, empieza a consolidar un camino a la recuperación.
A marzo pasado, la tasa de crecimiento interanual estaba en un 5%. Sin embargo esa cifra está muy lejos aún del 40% registrado en mayo de 2008.
La bajada crediticia fue originada por la crisis económica y llevó a que algunos de los sectores que empujaban el crecimiento, con base en la necesidad de financiación, comenzaran a flaquear y dejaron de recurrir al sistema financiero. La escasa demanda provocó el retroceso de préstamos.
Además los bancos cerraron la llave de la liquidez para evitar un aumento de la morosidad.
Ahora, la reactivación de los empréstitos es empujada por la apuesta del sistema financiero nacional al sector de la vivienda.
Los bancos públicos, por ejemplo, prestarán $800 millones este año a dicho sector.
También las entidades privadas ven en los préstamos hipotecarios una opción apetecible.
Después de este sector, el consumo y el comercio son las áreas que más volumen de dinero reciben. La agricultura es el que más crece en porcentaje, lo hizo en un 19% en el primer trimestre.
La construcción y el turismo son los menos favorecidos. Su evolución es negativa. Una variación del -13% para el ladrillo y un -8% para la industria turística.
La previsión del Banco Central es que, al finalizar el año, el crédito al sector privado consolide un alza del 10%.
La industria bancaria es más optimista, pues espera que el crecimiento de la cartera de empréstitos sea aún mayor.
“Este año estamos previendo que nuestra cartera se expanda un 12%, lo cual contrasta con el aumento del 4,6% el año pasado”, sostuvo Bernardo Alfaro, subgerente general de Riesgo y Finanzas del Banco Nacional.
El sector confía en que varios disparadores económicos tirarán al alza la colocación de préstamos.
Encabezan la lista la apertura en telecomunicaciones y seguros, el bono diferido para clase media, el tratado comercial con China y los proyectos eléctricos.
También incluyen otras iniciativas que tardarán más en llegar, como el nuevo muelle de Moín y los fideicomisos de obra pública.
Si el crédito es abierto e irriga a la totalidad de actividades económicas, la producción nacional crecería más allá del 4,3% previsto para este año.
Esta no sería la primera vez que el país es revivido a través de la colocación de dinero.
Los empréstitos para el sector productivo son un dinamizador de la economía, aumentan las inversiones y las posibilidades de contratación; disminuyen el desempleo y activan el consumo.
Una de las señales positivas, para empresarios y consumidores, es la bajada que han sufrido las tasas de interés en los últimos meses.
La más evidente es la de la vivienda, que tras rozar el 18% ahora ha caído a un 9% en las entidades públicas y un 14% en las privadas, congruente con la política bancaria de estimular la industria.
Esto abarata el costo de endeudamiento, como aliciente para que la demanda interna sea reactivada. Situación que empieza a ser realidad debido a que, durante el primer trimestre, la actividad económica ha crecido un 5,5%.
En el resto de sectores las tasas muestran signos de mejora para las compañías. Pero aún son altas.
“El crédito de vivienda y consumo es importante, pero también aquel necesario para proyectos empresariales. Este no muestra una mayor colocación”, enfatiza Manuel H. Rodríguez, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado.
Los empresarios critican que su disponibilidad de dinero disminuyó, dado que actualmente el sistema bancario ofrece más productos enfocados a vivienda.
La recuperación crediticia tiene en el Gobierno central al principal enemigo, dado que compite con las empresas y los consumidores por el dinero.
Para este año la administración de Laura Chinchilla financia un 45% de su presupuesto con deuda, mucha captada en el mercado interno. Esto disminuye las reservas disponibles para préstamos.
El alto déficit fiscal presionaría las tasas de interés al alza debido a su creciente necesidad de endeudamiento interno.
El Banco Central prevé que la fluidez de dinero a las empresas dependa de que haya una mayor demanda de activos financieros locales y de la necesidad de financiación del sector público.
Bajo este panorama de lucha por la liquidez, el sector empresarial critica que el Gobierno insista en promover una reforma fiscal que haría un flaco favor a la recuperación, disminuyendo el poco capital utilizable y golpearía la generación de empleo.**
A su vez cuestiona la reciente directriz del Central de implementar el encaje a los préstamos desde el exterior, porque encarece los créditos a la producción.
“Resultará fundamental que los bancos garanticen la disponibilidad de recursos para aquellas empresas y proyectos solventes y rentables que actualmente están enfrentando dificultades”, recalca Arnoldo André Tinoco, presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica.
La falta de claridad sobre el futuro de la economía llevó a las compañías a usar el dinero de sus inversiones a corto plazo o su inventario en vez de acudir al sistema financiero.
Sin embargo, este panorama comienza a cambiar. Por ejemplo, el 55% de los industriales confía en que su situación irá mejor al finalizar el año.
En cuanto al volumen de producción, las expectativas favorables son mayores, ya que este aumentará; principalmente lo dicen las medianas empresas.
El efecto internacional tendrá un peso importante. Una vez que la recuperación sea consolidada en Estados Unidos, los bancos locales comenzarán a incrementar su apuesta por inversiones a largo plazo.
Oscar Rodríguez
[email protected]