Enviar
Crédito al consumidor cae una cantidad récord en EE.UU.
Baja se tradujo en $21.600 millones en julio, lo que se traduce en casi un 10% a ritmo anual. En junio la disminución fue de $15.500 millones

Bloomberg

El crédito al consumidor en Estados Unidos se desplomó en julio más de cinco veces lo pronosticado, porque los bancos impusieron condiciones más estrictas para los préstamos y el desempleo hizo que los estadounidenses estuvieran reacios a tomar prestado.
El crédito al consumidor cayó una cantidad sin precedentes de $21.600 millones, o un 10% a ritmo anual, a $2,5 billones, de acuerdo con un informe de la Reserva Federal (Fed).
El crédito bajó $15.500 millones en junio, más de lo que se había calculado anteriormente. Así los préstamos bajaron por sexto mes consecutivo, la serie de caídas más larga desde 1991.
La contracción crediticia, el estancamiento de los ingresos y la merma de la riqueza familiar están poniendo en duda la f
ortaleza de la recuperación económica.
La puesta en práctica del programa gubernamental de “plata por cacharros” a fines de julio no bastó para impedir un descenso sin precedentes de los préstamos para la compra de automóviles, al postergar los consumidores otras compras.
“Las entidades prestamistas están restringiendo el acceso al crédito porque ha aumentado el riesgo y eso se está mezclando con la reducción del apalancamiento de las familias”, dijo Richard DeKaser, economista principal de Woodley Park Research, de Washington, cuyo pronóstico de una caída de $12 mil millones fue el más pesimista entre los economistas sondeados.
“La plata por cacharros está hasta cierto punto mudando la demanda de un lugar al otro, en vez de crearla”, agregó el analista.
Los economistas esperaban que el crédito al consumidor bajara unos $4 mil millones en julio, a juzgar por la mediana de 31 cálculos en un sondeo de Bloomberg News. Las previsiones fueron desde un descenso de $12 mil millones hasta ningún cambio respecto al mes previo. La Fed dijo inicialmente que el crédito al consumidor disminuyó $10.300 millones en junio.
A su vez, los préstamos renovables, como las tarjetas de crédito, bajaron $6.100 millones en julio, según el informe de la Fed.
Los préstamos no renovables, incluso aquellos para la compra de automóviles o casas rodantes, se desplomaron $15.400 millones. El informe de la Fed no cubre los préstamos garantizados por bienes inmuebles.
Por otro lado, el gasto del consumidor subió un 0,2% en julio, tras aumentar un 0,6% en junio, de acuerdo con un informe gubernamental emitido el 28 de agosto. Excluidos los automóviles, las compras apenas variaron.
Los ingresos se mantuvieron iguales en julio después de caer un 1,1% el mes previo. El descenso del ingreso en junio se debió a la extinción del estímulo suministrado por las reducciones y transferencias de impuestos relacionadas con el estímulo gubernamental.
Los jornales y salarios tuvieron su primer aumento del año en julio, al subir cerca de un 0,1% después de haber caído un 0,3%.
Ver comentarios