Enviar
Aún no logra solventar déficits sociales

Crecimiento Latino es insuficiente

La economía de Latinoamérica crecerá el próximo año un 4%, pero ese avance será insuficiente para atajar los “déficits sociales” de la región, advirtió Jeff Dayton-Johnson, jefe para las Américas del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE).
“El crecimiento que esperamos para América Latina en 2011 no va a llegar a los niveles necesarios para realmente hacer frente a varios de los déficits sociales, como la desigualdad y la pobreza que queda en esos países”, afirmó Dayton-Johnson.
El experto de la OCDE hizo ese vaticinio en un seminario celebrado en la Casa de América de Madrid para presentar el informe “Perspectivas económicas de América Latina 2011”, elaborado por esa organización internacional y divulgado ya a comienzos de este mes en la Cumbre Iberoamericana que acogió Mar del Plata (Argentina).
El analista indicó que, tal y como señala ese documento, la economía latinoamericana crecerá alrededor de un 4%, “más rápidamente que los países industrializados” de la OCDE, para los que se prevé un avance del 2,5%.
“Es cierto que con un crecimiento del 4% para 2011, (la región) va a generar recursos para hacer frente a desafíos sociales”.
Pero, si bien “la brecha no es tan grande” entre la región y los países desarrollados como en décadas pasadas, “en “América Latina los niveles de vida son más bajos que en Europa o América del Norte”, declaró el experto de la OCDE.
“Para que los estándares de vida en América Latina realmente converjan a niveles de países más avanzados”, comentó, será necesario “un mejor desempeño macroeconómico” y “políticas públicas bien ponderadas para hacer frente al problema de la pobreza”.
Preguntado por el crecimiento necesario para atajar esos “déficits sociales”, Dayton-Johnson dijo que “la historia nos demuestra que es suficiente” con un 5% o un 6% anual, “pero es necesaria también la voluntad política”.
En su opinión, “entre 2003 y 2008, con los buenos precios de las materias primas y las exportaciones, hemos visto crecimientos alrededor del 5%, y en algunos países aún más. Y con esto, ha habido una reducción muy importante de la pobreza”.
Aunque “en general las noticias son buenas —puntualizó—, no es el momento para la complacencia. Es el momento de aprovechar esta oportunidad para profundizar en las reformas necesarias”.
En su exposición, Jeff Dayton-Johnson explicó que la crisis internacional golpeó a América Latina, pero “el impacto fue transitorio”, lo que supone “un logro importantísimo”.
“Aun en el contexto de la crisis mundial, América Latina ha resistido bien”, remarcó el analista, quien atribuyó esa “renovada resistencia macroeconómica” a políticas nacionales “más consistentes y estables, tanto por el lado monetario, como por el lado fiscal”.
“La mejor regulación bancaria —agregó— también contribuyó a la ausencia de crisis bancaria. Ahora bien, hay que profundizar”.
Otro factor que impulsó la economía de la región es el despegue de la clase media, como revela el citado informe de la OCDE, aunque el texto precisa que aún “tienen un gran camino que recorrer” para ser equiparables a las de las economías más avanzadas.
A ese respecto, Enrique Iglesias, secretario general iberoamericano, señaló en el seminario de la Casa de América que las clases medias se han convertido en un “factor de estabilidad” para Latinoamérica.
Además, recalcó Iglesias, se trata de un “fenómeno muy unido al crecimiento económico y la transformación social de América Latina en las últimas décadas”.
Por su parte, José Juan Ruiz, economista jefe y director de estrategia y análisis para América Latina del Banco Santander, argumentó que ahora “las mayores amenazas” que afronta la región “son sociales y políticas, no macroeconómicas”.
Según el economista del primer banco español, que cuenta con 6 mil sucursales y 42 millones de clientes en la región, los “protagonistas” de ese cambio “van a tener que ser las clases medias”.
Ver comentarios