Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



GLOBAL


Crecimiento en eurozona nunca había exhibido tanta convergencia

Bloomberg | Martes 24 noviembre, 2015

Wall Street está empezando a ver con buenos ojos la idea de menos variación en el desempeño económico en la eurozona que también se reflejará en la métrica financiera. Bloomberg/La República


 La divergencia en la política monetaria continúa siendo un tema destacado de cara a 2016, conforme la mayoría de los participantes en el mercado espera que los bancos centrales en Estados Unidos y en la eurozona orienten sus tasas de política en diferentes direcciones el mes próximo por primera vez desde 1994.
Para los integrantes de la zona de la moneda única, empero, estos últimos años estuvieron signados por un período en el cual el desempeño económico convergió en modo sustancial.
El economista europeo principal, GillesMoec, y el economista Ruben Segura-Cayuela señalan que la desviación estándar del crecimiento del PIB entre los diecinueve países que utilizan el euro ha mantenido una tendencia a la baja desde 2011.
“De hecho, 2015 ha sido el año en que la dispersión del desempeño económico entre los Estados miembros se mantuvo en su mínimo desde la creación de la eurozona y esperamos dos años más de compresión”, escriben Moec y Segura-Cayuela.
“Suponemos que las principales fuentes de crecimiento durante 2016 –mejoras en los flujos crediticios, el impacto rezagado de la caída de los precios del petróleo, el cambio de rumbo de la austeridad, el debilitamiento gradual de la moneda- beneficiarán en su mayor nivel a los rezagados en la recuperación, en tanto la perspectiva externa más floja no ayudará a aquellos que, como Alemania, tuvieron un desempeño superior al mercado en los últimos años”.
Este tema de la convergencia europea también se extenderá a las tasas de inflación, sugieren ambos.
Al igual que Barclays, Bank of America prevé que en 2016 el crecimiento en la eurozona se verá impulsado principalmente por la demanda interna.
Esta convergencia en el crecimiento, parece ser no obstante más un accidente que un objetivo planificado, concluyen los economistas, constatando la persistencia de un “equilibrio inestable” fundado en un “compromiso incómodo entre los partidarios de la economía de la oferta y los keynesianos en materia de decisión de la política” en el cual surgen desacuerdos en cuanto a establecer si el mejor rumbo a seguir es la austeridad y las reformas o el estímulo fiscal.
A esta situación, los economistas la apodan “Trampa 22 Europea” y opinan que “los episodios más recientes de la crisis griega y la actual crisis de los refugiados constituyen ejemplos de que Europa tocó los límites de una mayor integración”.
La solución implementada por el Banco Central Europeo preservó este frágil equilibrio, según Bank of America y por ende debería acabar cuando llegue a su fin la flexibilización cuantitativa.