Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Crecimiento eficiente y compartido

| Martes 31 enero, 2012


Crecimiento eficiente y compartido

En artículos anteriores señalé que el propio éxito de la política de crecer mediante incentivos a las exportaciones genera por el aumento de sus costos la necesidad de sustituirla para que el crecimiento se base en eficiencia y productividad.
Este cambio también es necesario para recuperar una sociedad más igualitaria. Además, la crisis financiera internacional, los cambios de la estructura política, el crecimiento de la desigualdad y el agotamiento del patrón de crecimiento crean una enorme desconfianza ante el futuro y un rechazo de lo político. Para enfrentar estas circunstancias es preciso señalar los principales factores para crecer eficiente y equitativamente.
Podemos crecer la producción por aumento de infraestructura (capital público), de capital físico privado, del número de los trabajadores, o de la educación para tener más capital humano. Pero también lo podemos hacer usando mejor los recursos existentes mediante cambios en la tecnología, el conocimiento o la estructura social que se miden en el factor residual llamado productividad total de los factores (PTF).
¿Cómo ha crecido nuestra producción?
Con base en investigaciones de Edgar Robles, y de la Academia de Centroamérica podemos adentrarnos en la contribución de los elementos citados al crecimiento de nuestra economía.
¿Cuáles son sus conclusiones?
En Costa Rica, nos dicen, tanto antes como después de la crisis, ha sido el crecimiento de la cantidad de capital y de trabajadores con niveles de entrenamiento básicos las fuerzas que más han contribuido al crecimiento de la producción.
El crecimiento de la productividad subió después de la crisis y en los noventa fue igual a la contribución conjunta del crecimiento del capital y del trabajo: entre 1990 y 1999 el capital físico contribuye 1,8% al crecimiento del PIB, el trabajo 1% y la PTF 2,8%.
Pero ya en este siglo el aporte de mejoras en la eficiencia y la productividad (PTF) apenas ha sido un octavo de la contribución del aumento del capital y el trabajo (el capital físico contribuye 2,5% al crecimiento del PIB, el trabajo 1,6% y la PTF 0,5% entre 2000 y 2008).
Además, ha sido mayor la contribución del aumento en el número de trabajadores que la del capital humano en la influencia del trabajo para el crecimiento de la producción: de 2000 a 2008 el número de trabajadores contribuye un 1,1% mientras el capital humano solo un 0,5%.
Este crecimiento de los últimos años con poco aumento en la PTF y en el capital humano no ha sido suficiente para alcanzar una disminución importante de la pobreza. Con el mismo aumento de capital físico y de trabajadores que se dio de 2000 a 2008, si además se hubiera podido mantener el crecimiento de la PTF de los años 1990 a 2000, el PIB per cápita habría sido mayor en un 20% en 2008.
Además, si la oferta de trabajadores calificados hubiera sido mayor, o sea si hubiese crecido más el capital humano, no se habría producido el aumento de la desigualdad que en estos años se ha dado. Para reversar este proceso requerimos cambios que nos permitan aumentar la PTF y la creación de capital humano. Corresponde pues revisar la situación de nuestra educación y del cambio institucional.

Miguel Angel Rodríguez E.
Ex Presidente de la República
Ex Secretario General de la OEA