Crecimiento del PIB africano se acelerará en 2015
La economía africana demostró gran resistencia a la crisis financiera y creció un 3,9% el pasado año, debería acelerar esa progresión este año al 4,8% y el próximo al 5,7%. AFP/La República
Enviar

Crecimiento del PIB africano se acelerará en 2015

La economía africana, que demostró gran resistencia a la crisis financiera y creció un 3,9% el pasado año, debería acelerar esa progresión este año al 4,8% y el próximo al 5,7% gracias al reforzamiento de la demanda global de materias primas, pero también por una mayor estabilidad política y social.
Este es el escenario descrito en un informe publicado conjuntamente por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Banco Africano de Desarrollo (BAD) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que constatan evoluciones diferentes por regiones.
El ritmo de progresión global del continente africano, que ya el pasado año fue mejor que en el conjunto del mundo, volverá a serlo en 2014 y se situará por encima del de Latinoamérica (en torno al 3%), pero continuará siendo inferior a otra de las grandes áreas en desarrollo, el sudeste asiático (5,4%).
Nigeria, que tras el cambio de base de cálculo de su producto interior bruto (PIB) pasó a ser la primera economía de África, muy por delante de Sudáfrica, va a repetir en los dos próximos ejercicios con tasas superiores al 7% (7,2% en 2014 y 7,1% en 2015), y eso gracias a los sectores no petroleros, ya que el de los hidrocarburos es el gran punto negro que ensombrece estas perspectivas.
Esas cifras están sujetas, además de a la contracción de la actividad petrolera (por robos de crudo y actos de vandalismo, así como por la contracción de inversiones en prospección), a los problemas de seguridad en el noreste, donde actúa el grupo extremista Boko Haram, a las rivalidades en el delta del Níger por el control de los recursos y a un posible parón en las reformas ante las elecciones de 2015.
La región menos dinámica de África continuará siendo la franja norte, que desde la “primavera árabe” de 2011 quedó tocada por grandes incertidumbres políticas y sociales y, aunque debería recuperarse tras un ascenso de su PIB de solo un 1,9% en 2013, este ejercicio se quedará con un alza del 3,1%.
El caso más elocuente por los altibajos de las cifras es el de Libia, cuya economía se hundió un 12% el pasado ejercicio a raíz de las interrupciones en las exportaciones de petróleo por las divisiones regionales y tribales con alteraciones de suministros en las zonas de los yacimientos y en los puertos.
La OCDE, el BAD y el PNUD estiman que a condición de que no se agraven los problemas de seguridad, y en particular los incidentes en las terminales petrolíferas, su PIB debería recuperarse un 4,3% en 2014 y dispararse un 22,4% en 2015.
En Egipto, con diferencia el Estado más poblado de los de la cuenca mediterránea, el gran problema es la incertidumbre política en que está sumido tras el derrocamiento en julio de 2013 del anterior presidente, el islamista Mohamed Morsi.

París/EFE

Ver comentarios