Crece preferencia por la educación privada
Enviar

Un promedio de 25 centros educativos privados, entre primaria y secundaria, fueron aprobados durante 2015, una cantidad que se mantiene constante en los últimos años, y que obedece a la creciente demanda por una educación de mayor calidad para los hijos.
Al menos esta es la razón principal por la cual un porcentaje de costarricenses prefiere pagar, cada mes, lo equivalente a dos salarios mínimos o más, en lugar de una contribución voluntaria en el sistema público.
Otros factores, como infraestructura, equipamiento, horarios, mayor involucramiento de las familias y selección de los estudiantes que ingresan y continúan, son algunas razones adicionales por la preferencia de estos centros, según el Quinto Informe Estado de la Educación.
Pese a que la mayoría de niños y jóvenes en el sistema privado cuentan con una mejor posición socioeconómica, muchos padres de familia sacrifican sus ingresos para que sus hijos obtengan una mejor formación, bajo la creencia de que la educación pública es deficiente.
“Nuestra educación pública es capaz de dar tan buenos resultados como la privada. Una enorme cantidad de estudiantes de colegios públicos obtiene en bachillerato notas superiores que quienes estudian en centros privados”, afirmó Leonardo Garnier, exministro de Educación.
No obstante, en la actualidad hay 514 instituciones privadas en el país, lo que significa un aumento del 22% con respecto a 2007, cuando existían 420 escuelas y colegios.
De igual modo, los costos de matrícula y colegiatura incrementan cada año a criterio de las instituciones, sin que exista fiscalización alguna.
“Se quiere que el Ministerio de Educación y la Asamblea Legislativa aprueben una ley para regularlos, no solo lo que tiene que ver con la enseñanza sino también los cobros. Sin embargo, aún no se ha llegado a nada”, dijo Minor Rodríguez, director de Centros Docentes Privados del MEP.
Los precios por matrícula van desde los ¢150 mil hasta los ¢495 mil, según un sondeo realizado a varios centros de educación privada. A ello hay que agregar la mensualidad, que oscila entre ¢220 mil y los ¢600 mil, y en muchos casos los materiales de estudio y libros de texto llegan a sumar hasta ¢250 mil.

201512090937330.recuadro-8 (1).gif

 


Ver comentarios