Enviar
Trabajadores catalogan como provocación arranque de concurso para construir nuevo muelle
Crece tensión en el Caribe por inicio de concesión portuaria
• Poder Ejecutivo sigue firme en plan de dar a la empresa privada el manejo de la carga en Limón

Danny Canales
[email protected]

La publicación del cartel de licitación del concurso para dar en concesión los trabajos de construcción de un nuevo muelle en Moín reabrió viejas heridas entre el Gobierno y los operadores portuarios.
Los trabajadores ven como una provocación el hecho de que Gobierno continúe con su plan de dar los puertos del Caribe al capital privado, sin tomar en cuenta la oposición de las personas que operan los muelles.
En la acera de enfrente, en el Poder Ejecutivo responden que no tienen por qué pedir permiso a los sindicatos para construir un nuevo muelle.
El centro de la disputa es qué se hará con las instalaciones portuarias actuales.
En ese sentido, el sindicato de Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) reta al Poder Ejecutivo a que los deje al frente de la operación del muelle de Moín y les abra la llave para invertir.
“Nosotros tenemos la capacidad, pero por un lado la ley no nos permite endeudarnos por un monto mayor a ¢1 millón y por el otro no se nos dan recursos para comprar equipo y tecnología”, reclamó Ronaldo Blear, vocero del gremio de trabajadores.
La posición del Gobierno, por su parte, se mantiene firme en indemnizar a los 1.300 trabajadores actuales de Japdeva y dar la operación de la terminal también a una empresa privada.
“La necesidad que tienen los puertos del Caribe ya rebasó la capacidad de Japdeva”, defendió Marco Vargas, ministro de Coordinación Institucional y coordinador del plan de modernización de los muelles caribeños.
A pesar de que ayer ambas partes dejaron su posición en firme, mostraron anuencia en sentarse a la mesa de negociación a fin de buscar un arreglo.
La postura que llevaría el sindicato sería convencer al Gobierno de que le permita comprar equipo y tecnología y se capacite al personal de tal manera que se pueda crear un modelo mixto en la operación de los muelles de Limón.
“Japdeva no tiene miedo de competir si se le dan las herramientas; estoy seguro del éxito que tendríamos si se nos quitan los obstáculos”, dijo Blear.
Por su parte, la carta que se jugaría el Poder Ejecutivo sería tratar de convencer a los trabajadores de que permitan dar todos los servicios al capital privado y para ello les ofrecerá una indemnización, prestaciones y jubilaciones a los empleados con más años de trabajar en el muelle.
El Gobierno ya había intentado persuadir a los trabajadores de Japdeva en octubre al ofrecerles $80 millones, pero la propuesta no gustó,
pues fue consideraba como insuficiente. En su momento, el sindicato dijo que solo si le daban $500 mil a cada empleado, permitía que se diera la concesión.
El sector productivo se mantiene al margen de la disputa que hay entre el Gobierno y los representantes de los sindicatos; lo único que reclaman es que se hagan las inversiones que mejoren la competitividad del país.
“Si es por medio de un modelo privado o mixto, es lo de menos; lo que necesitamos es que se mejore la logística en la importación y exportación de carga”, reclamó Mónica Araya, presidenta de la Cámara de Exportadores.
Lo único que solicitó la empresa es que no se dé un monopolio portuario, pues defendió que la competencia es una buena herramienta para obtener un mejor servicios y menores precios.
En cuanto a las medidas a tomar en caso de que su posición no tuviera eco en el Poder Ejecutivo, Blear respondió que habría que analizarlas con las bases, pero dijo que “recuerde que las vagonetas de la empresa que desee construir el muelle van a tener que pasar por la misma calle que pasamos nosotros”.
La posición del Gobierno es un poco más cautelosa, ya que Vargas dijo que en caso de que los trabajadores de Japdeva desistan de entregar el muelle entonces pondrán en marcha un “plan b” que sería modernizar los muelles actuales con inversión estatal.
“Si hay algo cierto es que los puertos de Limón necesitan una fuerte inversión para atender el crecimiento de la carga que registra el país”, dijo el Ministro.
La intención del Poder Ejecutivo es llegar a un acuerdo con los operadores portuarios para dejar en proceso de licitación la modernización y operación del actual muelle de Moín.
El proceso se haría mediante la Ley de Contratación Administrativa.


Ver comentarios