Enviar
Crisis internacional complica desempeño de sector financiero

Crece morosidad de las carteras de crédito

• Bancos endurecen sus políticas de aprobación de créditos

Wilmer Murillo
[email protected]

El desempeño de la economía costarricense está siendo arrastrado por la desaceleración de Estados Unidos y sus efectos se están trasladando a uno de los sectores más dinámicos: el financiero.
El complejo entorno internacional habría comenzado a incidir en el desempeño de los bancos, que se hace notar entre diciembre y setiembre en un deterioro de las carteras de crédito.
Esto por cuanto los niveles de morosidad de las carteras de préstamos se han incrementado en los últimos meses, especialmente en aquellas entidades que durante los últimos años han expandido agresivamente sus carteras con préstamos a personas.
En general se nota que el deterioro de la cartera en morosidad mayor de 90 días no sobrepasa el 3% en los bancos, con excepción de Cathay.
Los bancos del Estado aumentaron su morosidad un 39,7% mientras que el Banco Popular alrededor del 11%.
En tanto, la banca privada redujo levemente el indicador al 9%. Sin embargo, es en este sector donde algunos entes muestran un mayor deterioro.
“Lamentablemente en setiembre un deudor importante, por su monto, pasó a morosidad mayor de 90 días, lo cual por las dimensiones de nuestra cartera de crédito provocó que ese indicador pasara al 3,17%, por encima del limite de normalidad”, explicó Eduardo Gómez Barth, gerente general de Cathay.
“Este crédito está debidamente garantizado y prevemos que su normalidad se dé a principios de noviembre y por lo tanto en ese mes quede el indicador nuevamente por debajo del límite superior (3%) o sea, en normalidad”, agregó el gerente.
“En el trimestre previo a setiembre (junio-julio-agosto) el indicador de “morosidad mayor a 90 días / cartera directa” ha estado dentro de los márgenes normales (1,65%, 1,73% y 1,62%), inclusive todos esos meses fueron inferiores a diciembre pasado”.
El Banco Nacional también muestra un crecimiento en la morosidad, del 0,22%.
En su caso y dado el monto de su cartera crediticia, el deterioro observado se puede considerar muy significativo.
“Los resultados siempre son satisfactorios pues debe recordarse que el límite permitido por la Superintendencia de Entidades Financieras (Sugef) es de un 3%”, aclararon sin embargo voceros de la entidad.
En el caso del Banco de Costa Rica la morosidad se debió “fundamentalmente a dos operaciones que tuvieron un desfase en su flujo de pago, pero que ya en este mes y el siguiente se estarían normalizando”, explicó Mario Rivera, gerente interino de la institución.
No obstante, y aun con ese crecimiento porcentual, el Banco de Costa Rica continúa teniendo una cartera con un porcentaje de morosidad inferior al 1%, siendo una de las menores del mercado”, señaló el gerente.
En respuesta al deterioro de la calidad de los préstamos, los bancos han desacelerado su ritmo de crecimiento. Incluso, algunos de ellos han reducido su apetito por riesgo endureciendo sus políticas de aprobación de créditos.
La reorganización interna de los bancos adquiridos por contrapartes internacionales y el difícil momento que enfrentan algunos de estos últimos, también ha limitado la expansión de los activos.
La rentabilidad, sin embargo, aún no se ha visto afectada y compara favorablemente con la registrada al cierre de 2007.
Lo anterior se atribuye al desplazamiento de los préstamos hacia segmentos que ofrecen rendimientos más satisfactorios lo que ha favorecido el mantenimiento de los márgenes, al tiempo que los bancos continúan incrementando gradualmente sus ingresos no financieros.
Sin embargo, los resultados de 2008 están amenazados por el mayor gasto en provisiones, requerido por el creciente deterioro de préstamos, que ya es evidente en el desempeño de algunos bancos.



Ver comentarios