Costarricenses los más satisfechos con su vida
Enviar
EL LADO POSITIVO
Población se siente conforme con el sistema educativo, de salud y trabajo
Costarricenses los más satisfechos con su vida

• Seguridad ciudadana es la principal preocupación nacional

Yessenia Garita
[email protected]

Con su tradicional saludo “pura vida”, los costarricenses se declaran los más satisfechos con su calidad de vida de América Latina y el Caribe.
Les siguen los panameños, venezolanos y mexicanos.
La mayoría de los costarricenses están conformes con el nivel de sus sistemas educativo, de salud y de trabajo, a pesar de que el nivel de ingreso promedio no es el más alto de la región.
En una escala de cero a diez, los costarricenses se dan un nivel de 7,4, mientras que los panameños un 6,8 y los mexicanos un 6,6, así lo revela un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Haití, Perú y Argentina son los menos satisfechos con índices de aprobación por debajo del 5,5%.
La motivación de los costarricenses se debe a que la mayoría tiene acceso a la salud, a la educación y a los servicios públicos básicos como electricidad, agua y teléfono.

En el país, la mortalidad infantil, como un indicador de acceso a los servicios de salud, disminuyó en un 22% en 2008, comparado con el año anterior.
“En los últimos años se ha hecho un esfuerzo enorme por fortalecer la dotación de recursos humanos, elevar la inversión en infraestructura y equipamiento de los centros de salud”, indicó Eduardo Doryan, presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social.
Las personas con menores niveles de educación tienden a expresar una mejor opinión con respecto a la calidad de los servicios educativos que aquellas que tienen más años de escolaridad.
Los padres, cuando califican la calidad, valoran otros atributos distintos a los logros mismos del aprendizaje, entre ellos, si la escuela se mantiene limpia o si la disciplina es justa para los estudiantes.
“Actualmente, la educación en el país está mejor que en ningún otro momento. Muchos estudiantes se retiraban del sistema educativo, por falta de recursos económicos pero para eso está ahora el programa Avancemos, por ejemplo”, dijo Leonardo Garnier, ministro de Educación.
En el campo laboral, por ejemplo, “la gente no entiende por calidad del trabajo lo que los expertos entendemos. Mucho más que la calidad o el salario, a la gente lo que le importa es la autonomía, la flexibilidad y saber que es respetada", explicó Eduardo Lora, coordinador de la investigación.
El 81% de los latinoamericanos está satisfecho con su trabajo.
“Los costarricenses somos sabios al valorar la calidad de vida muy por encima de la satisfacción material, por eso nos diferenciamos de otras sociedades donde el orden de las prioridades tiende a ser diferente. Al final del día, el que gana no es el que tiene más juguetes, sino el que logra maximizar su felicidad personal, y eso se logra dándoles un peso muchísimo mayor a la vida en familia, a los amigos y a la espiritualidad”, manifestó Alberto Franco, economista.
En América Latina, la familia, la religión, los amigos, tienen una elevada importancia a la hora de hacer balance sobre la calidad de vida.
Pero no todo es satisfacción. El problema más común y acuciante es el de la inseguridad. Casi el 60% de los latinoamericanos y caribeños se siente inseguro caminando de noche en sus vecindarios. Ninguna otra región del mundo padece tal clima de inseguridad, indica el informe.
En nuestro país, la inseguridad ciudadana es la principal preocupación de los costarricenses. Al año, el país invierte ¢20 mil por cada habitante en la atención de necesidades de seguridad, es decir, ¢54 diarios.

“Todos los ciudadanos se sienten cada vez más inseguros por la ola de violencia que azota el país”, dijo Lineth Saborío, ex directora del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).
A nivel mundial, Am
érica Latina se sitúa en un discreto quinto lugar de ocho regiones. Norteamérica y Europa Occidental están a la cabeza.
En términos generales, los latinoamericanos están satisfechos con su vida, pero curiosamente, las personas que viven en algunos de los países más pobres, son las más optimistas, mientras que los ciudadanos de algunos de los países más desarrollados se encuentran entre los más pesimistas.
El estudio sorprende porque países como Chile, uno de los más prósperos de América Latina, registran índices de inconformidad muy elevados.
“Chile es uno de los países más prósperos, pero los habitantes de diez países con menor ingreso per capita, entre ellos Guatemala, Venezuela y Brasil, están más satisfechos con su calidad de vida”, indica el estudio denominado “Calidad de Vida: Más Allá de los Hechos”, efectuada entre 40 mil latinoamericanos quienes valoraron su situación económica y social durante 2008.


Ver comentarios